Conclusiones sobre el manuscrito de la esposa de Jesús


Agradezco a Leandro Tejerina, Profesor de Filosofía graduado en la Universidad Nacional de la Plata, Buenos Aires, Argentina, por tan buena opinión sobre mi estudio paleográfico del papiro con el falso texto copto sobre la mujer o esposa de Jesús. Aquí os dejo su nota al respecto.

Anuncios

Georgeos Díaz-montexano – Los Gigantes de Tartessos y la Atlántida.


Image

 

“Los Gigantes en Tartessos –ciudad que está junto al Océano- preparaban una guerra contra Zeus. Pero Zeus, habiéndolos sorprendido, los derrotó a todos…” (Escol. Ilíada. 8, 479.).

En Justino (44, 4, 1): “Más son los bosques de los Tartessios, donde los Titanes gestaron una guerra contra los dioses, según se dice…”.

En la extrema Libia Maurusia o Mauretana (Marruecos) se colocó los dominios de Atlas o Atlante y en una isla cercana, descrita como la “Isla de los Dioses”, la áurea mansión de las Atlántides (hijas de Atlas), las ninfas Hespérides, y también en otras islas cercanas, en el mismo mar u océano Atlántico, las Islas de la Felicidad y de lo Bienaventurados, la Islas Afortunadas y las Campiñas Elíseas y la misma Isla Atlantis…

¿Por qué los griegos colocaron el escenario de sus más importantes leyendas y mitos sobre los dioses -y el origen de los mismos- en el Occidente de Iberia y de Maurusia (Marruecos), y en las islas Atlánticas (Canarias y Madeira)? La respuesta la podrías hallar en las fuentes primarias egipcias que recojo en mis libros.

Los griegos, simplemente adaptaron, asimilaron y sincretizaron las creencias y tradiciones egipcias con las suyas. Y justo esta obsesión por el Occidente, por el Océano o mar occidental y sus paradisíacas islas (incluida la misma Atlántida) como el área o región del mundo donde habían surgido los dioses, lo tomaron de las tradiciones mágico-religiosas de los antiguos egipcios.

Si quieres conocer todos los detalles, evidencias y pruebas indiciarias sobre todo lo anterior, te invito a que leas alguno de mis libros, en especial el Tomo II del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica (http://www.actiweb.es/georgeosdiazmontexano/videosframe.html), o la versión Extracto del Compendio recientemente publicado que resume los dos tomos del mismo epítome (http://www.amazon.es/dp/1494338963), cuya portada acompaña este post, y que podéis adquirir por solo 17,78 Euros.

Un Abrazo,

Georgeos Díaz-montexano

via (2) “Los Gigantes en Tartessos –ciudad que está… – Georgeos Díaz-montexano.

 

Georgeos Díaz: Localización de la Capital de Atlantis y la expansión de los Atlantes. Una cuestión de mero sentido común.


Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

ATLÁNTIDA_HISTÓRICA
ATLÁNTIDA_HISTÓRICA (LIBRO)

Para enfrentar cualquier enigma del pasado histórico, más allá de cualquier preferencia, gusto, concepción filosófica, visión histórica, creencia o ideología, el sentido común es fundamental. Pero el sentido común, desgraciadamente es el menos común de los sentidos. Todos los imperios dejan una clara huella territorial de su expansión geográfica que se rastrea perfectamente por las evidencias físicas que dejan tras su paso de conquista o colonización. Así sabemos hasta dónde se expandió el Imperio Romano o el Imperio Español mismo de los siglos posteriores a la conquista y colonización de América, pues toda civilización que se mueve, incluso sin llegar a ser un imperio, igualmente deja claras huellas de su paso por otras tierras, ya sea por un proceso de colonización o por simples visitas con fines comerciales, como por ejemplo, los fenicios, de los cuales sabemos que llegaron hasta las costas Atlánticas de Iberia y Marruecos (y puede que hasta las mismas islas Azores) en su expansión comercial marítima.

Si asumimos que los Atlantes vivieron en una isla situada justo donde la ubican las fuentes clásicas antiguas, en el Atlántico, delante de Gibraltar, entre Iberia, Marruecos, Canarias y Madeira, aunque más cercana a las costas Ibero-Mauretanas, según se deduce de las mismas fuentes escritas y de otros datos epigráficos y cartográficos y hasta por ciertas manifestaciones de Arte Rupestre, y asumimos también que tendrían una civilización algo desarrollada, al menos con escritura y capacidad de construir edificaciones notables, por muy modestas que estas fueran, o dicho de otro modo, aunque no fueran tan exageradas como en la descripción de Solón trasmitida por Platón, en cualquier caso, y asumiendo que dicha civilización Atlántica se expandió por casi todo el Mediterráneo hasta los límites de Egipto, por la parte de África, y hasta la Tirrenia (Italia) y el Asia Menor (Anatolia y Siria), por la parte de Europa, entonces, al igual que romanos y fenicios dejaron claras huellas de tales movimientos de conquista o colonización comercial, deberíamos hallar iguales evidencias claras de la expansión Atlante, especialmente en Iberia y Marruecos, donde por mera lógica -por mayor proximidad- por ser las primeras tierras que se hallarían al partir en dirección hacia Europa y África, las evidencias serían más abundantes…

 [LEER EL RESTO DEL ARTÍCULO EN PDF]