Dos grandes falsedades sobre la Atlántida.


Por Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

"Teniendo en cuenta que según Platón, Egipto fue colonia atlante".Más allá de otras tantas inconsistencias, errores y falacias, me ha molestado sobremanera dos de estas falsedades. La primera falsedad, la que más me ha molestado, es la que afirma, así de tajante: “Teniendo en cuenta que según Platón, Egipto fue colonia atlante”. Nada más falso. Conozco los textos de Platón sobre la Atlántida de sus diálogos Timeo y Critias casi como la palma de mi mano, y esto es totalmente incierto. Invito a cualquier persona que busque una traducción de ambos diálogos y lo verifique.

Hasta en la peor de las traducciones existentes, no se hallará por ninguna parte que Platón (a través de Critias que es quien narra la historia que Solón trajo de Egipto), diga que Egipto fue una colonia de los Atlantes. Tal afirmación, sencillamente no existe. En la narración queda más que claro que Egipto -representado por Sais, la ciudad egipcia en la que Solón recibe la tradición de sacerdotes egipcios- tenía una antigüedad de 8000 años, antes de Solón, o sea, unos 10593 años antes del presente, y que su origen se remonta a una fundación tutelar de la diosa Atenea, conocida como Neith entre los egipcios. Del mismo modo se explica el origen de Atenas, unos mil años antes, cuando los dioses Olímpicos se repartieron el mundo, hecho acontecido después de la gran batalla conocida como Titanomaquia, según las fuentes primarias grecolatinas.

En tal reparto del mundo, que se sitúa hacia el 9000 antes de Solón, más exactamente, hace unos 11593 años, el Ática le correspondió a los dioses hermanos, Hefesto y Atenea, y la isla Atlantis a Poseidón. Esto es lo que claramente leemos en el Timeo y el Critias. Nada más. Por tanto, se menciona el origen fundacional de tres grandes ciudades de tres países diferentes: Atenas (Grecia), Sais (Egipto) y Atlantis (Isla Atlántida). Es decir, que Egipto no era ninguna colonia de los atlantes, era un país tan diferente e independiente de la Atlántida como lo era Grecia.

Entonces, ¿por qué se afirma tan rotundamente que, según Platón, Egipto era una colonia Atlante?. Desconozco los motivos, y, sinceramente, no encuentro explicación alguna.

Desde el punto de vista especulativo, repito, cualquiera puede decir que Egipto pudo haber sido una colonia de los Atlantes o de los extraterrestres mismos, incluso hasta podría afirmarse igual de categóricamente, si tanto se cree en estas ideas. Pero lo que sí no puede hacerse, bajo ningún concepto, es mentir, afirmando que fue el mismo Platón quien afirmó determinada falsedad que interesa al autor imponer, para así poder otorgarle cierta credibilidad a sus creencias.

Si se quiere defender una idea del tipo que sea, pues que se haga. No tengo ningún problema con ello. Por muy fantasiosa o hasta ridícula que me pueda parecer una idea o hipótesis, mientras no se falseen los datos, mientras no se ponga en boca de Platón ni de ningún antiguo autor algo que realmente nunca dijo, que ni siquiera fue sugerido, nadie tendría porque molestarse, ni siquiera yo, que como muchos sabéis soy bastante crítico con las especulaciones exageradas y fantasiosas, y sobre todo con las tantas falacias que sobre la Atlántida se han dicho, tanto desde el esoterismo o mundo del misterio como desde el mundo académico.

Cuando los atlantes deciden entablar una guerra contra los pueblos del Mediterráneo con la intención de dominarles, tal como se dice en el Timeo, ellos llegaron hasta Egipto, ciertamente, pero leemos claramente cómo los mismos sacerdotes agradecen a Solón, porque sus antepasados, los Atenienses, derrotaron a los Atlantes y que gracias a esta hazaña, salvaron a los egipcios mismos de llegar a ser esclavizados por los Atlantes (Tim. 25c-d). De nuevo, queda claro que los egipcios, al igual que los griegos, pertenecían a un pueblo y estirpe completamente diferente de los Atlantes.

Pero hay más, en el Critias 113a-b, vemos claramente que Solón, cuando se propuso traducir los nombres de la historia de Atlantis, es decir, los nombres de sus personajes, desde la lengua indígena (epijorión) de los Atlantes hacia el idioma griego, constató entonces que los egipcios ya habían hecho lo mismo antes, y habían traducidos los nombres -siempre por sus significados y equivalencias- hacia el idioma egipcio. Por tanto, de nuevo, una prueba incuestionable de que Egipto era un país diferente y, por supuesto, con una lengua diferente a la de los Atlantes, y por tanto, no era una colonia de los Atlantes.

El término colonia, desde el punto de vista más general, suele ser confundido y usado incorrectamente. De todos modos, no se puede sostener -basándose en Platón- que Egipto haya sido colonia de Atlantis, ni siquiera por un corto espacio de tiempo, por el mero hecho de que se diga que ellos se expandieron como conquistadores por Europa hasta la Tirrenia y por Libia hasta Egipto, y esto considerarlo como una evidencia de colonización, porque conquista o dominación bélica, por la fuerza, no es lo mismo que colonización. Antropológicamente, son acciones y conceptos diferentes.

En realidad, no hay ningún pasaje en el Timeo ni en el Critias donde explícitamente se diga que Egipto fue colonizado u ocupado por los Atlantes en ningún momento. Todo lo contrario. Veamos lo que se dice al respecto. En esta ocasión usaré la traducción clásica y autorizada de la Editorial Gredos, para que nadie saque a relucir que uso mi propia traducción (que de paso sea aclarado, en cuanto a este pasaje, no propone un significado diferente). Los comentarios entre paréntesis son míos, para ayudar en la comprensión del texto:

“… [Tim. 25b] Toda esta potencia unida (del ejército Atlante) intentó una vez esclavizar en un ataque a toda vuestra región (Grecia), la nuestra (Egipto) y el interior de la desembocadura (el Mediterráneo). Entonces, Solón, el poderío de vuestra ciudad se hizo famoso entre todos los hombres por su excelencia y fuerza, pues superó a todos en valentía y en artes guerreras, condujo en un momento de la lucha a los griegos, [25c] luego se vio obligada a combatir sola cuando los otros se separaron, corrió los peligros más extremos y dominó a los que nos atacaban (los Atlantes). Alcanzó así una gran victoria e impidió que los que todavía no habían sido esclavizados lo fueran y al resto, cuantos habitábamos más acá de los confines heráclidas (Columnas de Hércules), nos liberó generosamente…” (Platón, Timeo. Traducción, introducción y notas por María Ángeles Durán y Francisco Lisi. Editorial Gredos, 1992, pp. 167-168).

Vemos que claramente se dice que la armada de los Atlantes “…intentó una vez esclavizar en un ataque a toda vuestra región (Grecia), la nuestra (Egipto)…”. Por tanto, “intentó esclavizar”, es decir, que solo lo intentó, pero no llegó a conseguirlo. Incluso si “esclavizar” se quiere entender como “colonizar”, en cualquier caso, solo se intentó, pero no se consiguió, gracias a que los griegos, mejor dicho, los Atenienses, derrotaron a los Atlantes, impidiendo con ello que los que no habían sido esclavizados, o sea, cuando menos los de la región de Grecia y de Egipto, como vimos antes, pudieran ser dominados, y finalmente liberó generosamente al resto de los que viven en el interior de las Columnas de Hércules, o sea, en el Mediterráneo.

El último pasaje de la traducción se presta a confusión, yo mismo llegué a confundirme en alguna ocasión creyendo que los egipcios habían llegado a ser esclavizados por los Atlantes, pero un análisis más profundo de todo el pasaje, sobre todo cuando se acude al texto en griego, revela claramente que Egipto, al igual que Grecia, fueron dos de las regiones que no llegaron a ser esclavizadas por los Atlantes. Por consiguiente, no se puede justificar -de ningún modo- que Egipto haya sido una colonia Atlante, ni siquiera recurriendo a una mala interpretación del anterior pasaje.

De todos modos, muchos sabemos perfectamente en qué sentido usan el concepto de “Egipto como colonia Atlante” todos los autores que recurren a esta falacia puesta en boca de Platón. No lo hacen pensando en que simplemente Egipto fuera esclavizado por los Atlantes durante un tiempo determinado antes de que la guerra contra los Atlantes terminara, sino en el sentido de que Egipto es una civilización que fue fundada por colonos venidos de la Atlántida. Lo cual, repito, no cuestiono por su planteamiento como tal, sino por la forma en que esto se sustenta, como en este caso (y como en muchos otros), mediante la falsedad de usarse al mismo Plató como garante, como sí el mismo lo hubiera dicho.

cuando la isla Atlantis empezó a sumergirse (poco a poco), entre el 12000 y el 9000 A.C.El otro grave error de interpretación textual, sostiene que cuando la isla Atlantis empezó a sumergirse (poco a poco), entre el 12000 y el 9000 A.C. (o sea, que según el autor del artículo, esto habría sucedido entre hace 14000 y 11000 años), los Atlantes empezaron a colonizar a los pueblos del Mediterráneo, a medida que se iba abandonando la Atlántida, mientras esta se hundía. Y esto se dice cómo si eso fuera lo que se deduce claramente del Timeo y el Critias. Pero cualquiera puede comprobar cómo la cifra más alta que se da -en cantidad de años (egipcios)- 9000 años antes de Solón, o sea, hacia el 11593, antes del presente, es para fijar el momento en que los dioses se reparten el mundo, y a Hefesto y Atenea le corresponde el Ática, donde fundan Atenas, y a Poseidón una isla en el Atlántico, delante de Gibraltar, en la que el dios de las aguas funda Atlantis.

Esta fecha más remota del 9000 antes de Solón, no se corresponde con el final de la Atlántida, cuando los Atlantes empiezan a colonizar el resto del mundo, sino con el inicio de la historia de Atlantis. Es la fecha que fija el comienzo, como queda más que claro en varios pasajes del Critias. (Véase mi sinopsis o Timeline de Atlantis).

La guerra y expansión de los Atlantes por otras partes del Atlántico y el Mediterráneo, así como su hundimiento, haya sido gradual o realmente repentino (tal como se sostiene en el Timeo y el Critias mismo), se produce justo al final de la historia, es decir, en los últimos tiempos de la Atlántida, cuando ya había pasado “muchas generaciones” (tal como se especifica en varios pasajes del mismo Critias), y, por tanto mucho tiempo después, contándose desde el origen de la historia de Atlantis, el cual se enmarca cuando los dioses se repartieron la tierra, o sea, hacia el 9000 antes de Solón (9580 A.C.), cuando, de hecho, los Atlantes ni siquiera conocían aún el arte de la navegación, por lo que resulta de mero sentido común que ni siquiera entonces pudieron haber salido de la isla hacia ninguna parte, y mucho menos haberlo podido hacer unos dos mil cuatrocientos años antes, tal como se afirma al decirse que tal expansión de los Atlantes comenzó hace unos 14000 años. Ni siquiera Poseidón había plantado aún su tridente en Atlantis.

En varios pasajes del Critias se puntualiza cómo habían pasado muchas generaciones cuando finalmente llegó la decadencia de los Atlantes y estos se decidieron a conquistar otras naciones, y no por ningún hundimiento gradual de Atlantis, sino por mera decadencia moral, por orgullo desmedido (hybris) y ambición de riquezas, precisamente por haber pasado tanto tiempo, desde el origen de la civilización, que ya no quedaba nada del linaje divino original de los primeros atlantes.

Así pues, queda más que claro que tanto la expansión de los Atlantes como la guerra misma y su catastrófico final, todo esto sucedió mucho tiempo después del origen, por tanto, no puede haber sucedido de ningún modo en el mismo 9000 antes de Solón (9580 A.C.), y mucho menos hace más de 12000 y 14000 años, sino en tiempos mucho más recientes, después de muchas generaciones, cuando ya habían alcanzado la Edad del Bronce. Como mínimo en algún momento entre el 3000 y el 1600 A.C., redondeando ya mucho las cifras y siendo más que amplios y permisivos.

No considerar todos estos datos, tan claramente expuestos en los mismos textos de Platón, a quien se recurre como garante -obviamente por ser la fuente principal- solo indica dos cosas: un claro desconocimiento de las fuentes primarias escritas, en este caso, de los diálogos Timeo y Critias de Platón, o bien una clara intención de querer falsear o tergiversar la verdad.

Como siempre presupongo buena fe, y respeto el derecho que todos tenemos a la presunción de honestidad intelectual, asumo la primera opción, o sea, ignorancia, como la verdadera causa de que se siga repitiendo tal falsedad, como muchas otras, supuestamente basadas en los mismos textos de Platón.

Artículo relacionado:

CRONOLOGÍA DE ATLANTIS Resumen del timeline de Atlantis. ¿Cuándo surgió la Atlántida y cuándo desapareció?, por Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS), 2014.

Enlaces relacionados:

SOBRE LA HIPÓTESIS DE LA ATLÁNTIDA EN CANARIAS. ¿La capital circular concéntrica de la Atlantis se hallaba en lo que hoy es dominio de las islas Canarias?

Aclaración sobre la cuestión relativa a la Atlántida en las Canarias y mi postura ante esta posibilidad. Antes que alguien intente hacer ver que yo estoy en contra de vincular las Canarias con la Atlántida o se malinterprete mi más que justificada crítica contra el sensacionalista y falso titular del último nº de AÑO CERO…https://www.facebook.com/jorge.diazsanchezz/posts/289140754586050

¿Por qué la metrópolis o capital de la Atlántida no pudo haber estado en lo que hoy son las actuales Canarias? La respuesta es simple, tal y como podréis comprobar en el artículo que enlazo: https://www.facebook.com/jorge.diazsanchezz/posts/289225687910890

2 pensamientos en “Dos grandes falsedades sobre la Atlántida.”

  1. O mitología, o arqueología.

    Habrá que preguntarse, quiénes, o qué, eran los Titanes, o Atlas o Atenea, si los nombramos entre hechos proto-históricos. O habrá que preguntarse de donde venían si no existía la Atlántida (si no estaba fundada su capital y habrá que considerar si de tal modo, por el contrario, se genera desde la prudencia otro mayor vacío arqueológico). Si eran muy semejantes a nosotros y se podían hibridar debían ser de una especie lo suficientemente cercana. Si tales personajes con sus nombres propios son una mitificación de seres con esas cualidades, entonces debían venir de algún territorio o de alguna subespecie o de varios, siendo entonces grupos civilizados y organizados… ¿quién sabe?, puede ser, pero es mayor el vacío con tal prudente posibilidad.
    (Es curioso el efecto que produce la palabra “Atlantología” se parece al vértigo que experimentaron hace siglos al mirar, escépticos, por primera vez, muy aumentada una gota de agua en su equívoca transparencia.)

    Misteriosa unidad antigua de la escritura y de los orígenes de las lenguas de cuatro humanos primitivos desperdigados entre fieras del Pleistoceno. Habrá que preguntarse… Habrá que considerar que desde alguna disciplina algún orden relacionado. Se debe formular qué pinta una bella miniatura de un carrito (¿carreteras?) en Gobekli Tepe, O quién vio las costas de la Antártida sin hielo y fue capaz de cartografiarlo (mapa Piri Reis).
    Alguien deberá tomar la arquitectura y las dataciones y explicarnos cómo se cortan piedras de 1200 toneladas y se transportan y se montan primorosamente, en la profunda antigüedad en Baal Cart la cimentación más asombrosa de “toda” la historia de la arquitectura, de toda.
    Todo lo que desaparece y todo lo que aparece luce más claro y distinto, luce mejor desde unos humanos (muy avanzados pero muy humanos) que tácticamente ocultan la debilidad de una patria diezmada, descoyuntada en su territorio y en su cohesión social, ocultándolo a humanos primitivos a los que deslumbrar con juegos malabares y tecnologías “mágicas”.
    En todo este conjunto si en 300 años caben 20 generaciones ¿cuantas caben en 9000 años? o más… ¿cuanto tiempo cuesta formar “patrias” proto-griegas o proto-egipcias capaces de fundar ciudades organizadas antes que todo eso?
    Si una única propuesta sirve la razón biológica o taxonómica, climática, tecnológica, cartográfica, lingüística aunque nos sirve un descomunal páramo desconocido… Apreciado Sr. Montexano hay alguien que tiene todos los boletos para tener que afrontarlo, para tener que ejercitarse en considerarlo multidisciplinarmente, nadie dijo que la navaja de Ockham se doble a la linealidad académica de una disciplina del conocimiento aisladamente. Alguien, aunque encomiablemente prudente, alguien tiene que considerar como gimnasia intelectual, como rutina, saltar disciplinadamente del mito a la arqueología, a la biología, etc. en su más multidisciplinar significado a una unidad cartesiana y científica del conocimiento, un considerable salto no-lineal de la historia, de la historia conducida, eso sí que lo sabemos, conducida por los brutales “elementos” doblada por cataclismos de muy diferentes magnitudes y abrasada por el olvido que van desvelando las ciencias, hay alguien y desde luego no soy yo.
    Mírese en los bolsillos admirado escritor.

    Me gusta

Déjenos aquí su opinión o sugerencia....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s