Detalle de una página del mismo desciframiento y que fue publicado en el número de Enero de 1996 de la revista: Arqueología y Enigmas de la Historia. Justo unos pocos meses después de mi visita a Egipto, donde pude constatar, 'in situ', el supuesto enigma.

Marc-Pierre Dylan y mi desciframiento de los enigmáticos jeroglíficos del Templo de Abydos ¿Otro caso de vampirismo intelectual?


Detalle de una página del mismo desciframiento y que fue publicado en el número de Enero de 1996 de la revista: Arqueología y Enigmas de la Historia. Justo unos pocos meses después de mi visita a Egipto, donde pude constatar, 'in situ', el supuesto enigma.
Detalle de una página del mismo desciframiento y que fue publicado en el número de Enero de 1996 de la revista: Arqueología y Enigmas de la Historia. Justo unos pocos meses después de mi visita a Egipto, donde pude constatar, ‘in situ’, el supuesto enigma.

Tengo varias amistades en mi facebook (a las que etiqueto en este post) que también son seguidoras/es de un escritor que se hace llamar Marc-Pierre Dylan, por lo que agradecería que de algún modo le hicieran llegar mi disgusto al constatar que en su libro Ooparts, páginas 132 y 133, editado por Nautilus (una editorial vinculada a la revista Enigmas del Hombre y del Universo que actualmente dirige Lorenzo Bueno), ha reproducido varios párrafos íntegros, así como las conclusiones, de mi desciframiento de los entonces enigmáticos jeroglíficos del Templo de Abydos (Abido), que muchos creían eran la imagen de artefactos bélicos modernos, producto de una antigua visita de extraterrestres, de un “viajero del tiempo” o de una “visión del futuro”.

Para quienes no tienen el libro os dejo el link de Google Book donde podéis ver la parte donde el escritor Marc-Pierre Dylan usa mi desciframiento en uno de los capítulos de su libro, pero sin mencionarme por ninguna parte, ni en las notas o referencias, ni en la bibliografía: http://books.google.es/books?id=LSuR2vTc65sC&lpg=PA132&dq=R+%28jerogl%C3%ADfico%29&hl=es&pg=PA132#v=onepage&q=R%20(jerogl%C3%ADfico)&f=false

Quien desee verificar este posible “plagio”, o posible caso de “vampirismo intelectual” (digo posible, porque a lo mejor el autor alega que simplemente se le olvidó señalar de quién había tomado todo ese texto, aunque veo que no le pasó con los demás autores que utilizó), puede ver mi artículo original de 1995 en el siguiente link: https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2011/03/03/los-jeroglificos-de-los-modernos-artefactos-de-guerra-del-templo-de-abydos/

Es bien fácil comprobar cómo se usó mi publicación solo viendo como se usan párrafos enteros exactos con puntos y coma y comillas, etc. Véase por ejemplo, a partir de donde el citado autor expone: “El “tanque de guerra” es producto de jeroglífico…” y hasta el párrafo completo (con apenas cambios de algunos sinónimos o expresiones) donde dice: “Por último, el “helicóptero” es un efecto producido por la superposición…” y así, hasta donde termina este párrafo: “… significa “sojuzgar’, ‘dominar’.”.

Como puede comprobarse, el citado autor, incluye hasta el acento circunflejo (^) encima de la â de la palabra mâk, tal como yo la escribí. Pues resulta, que he sido el único autor que ha usado esta manera de transcribir esta palabra egipcia. Todos los demás egiptólogos, especialmente los que escriben en español, usan otros sistemas, como una pequeña c cursiva supra-escrita, a la inversa, o sea, girada horizontalmente, o con un signo parecido a un 3, también cursivo. Lo mismo sucede con el egipcio ipt, que solo yo he transcrito como iepet.

Por otra parte, el sistema de clasificación de jeroglíficos determinativos como “taxogramas”, en España he sido el único en usarlo, y en el extranjero, unos pocos autores anglo-hablantes, desde algunos años antes de mi publicación. Y el único autor que conozco como el primero en usar el término ‘taxograma’, fue Bernard Pottier, 1992, en su Teoría y análisis en lingüística. Madrid: Edi. Gredos, una traducción de Gabriel Ter-Sakarian, de Théorie et analyse en linguistique. Paris: Edi. Hachette, del mismo año.

Por mucho que se busque no se hallarán ejemplos anteriores a mis publicaciones de 1995 y 1996 en español, donde se aplique a los jeroglíficos egipcios determinativos el término ‘taxograma’. De hecho, la casi totalidad de resultados de Google remiten a mis artículos (aunque muchos lo reproducen sin citarme, tal como puede comprobarse). Y hasta la inclusión en Wikipedia del mismo término en España es de 2012, y en la versión inglesa, de febrero de 2008, y desde estas, como es lógico, la han reproducido ya muchos. Ningún egiptólogo ni investigador amateur -además de mi- que haya escrito sobre jeroglíficos en español, antes de 1996, ha usado jamás este término para referirse a los jeroglíficos determinativos, como no sea en algún libro que se me haya escapado, y creo tener todos los que han sido publicados en español en materia de lengua y jeroglíficos egipcios.

En fin, que no es necesario aportar más pruebas de que el escritor Marc-Pierre Dylan ha usado mi desciframiento, pero sin citarme. Y me resulta sospechoso que termine dando a entender que ya la solución, o sea, el desciframiento que acaba de exponer (tomado de mi) ya se “intuía” a finales de 1970, lo cual es ¡totalmente falso!, pues la primera vez que salieron publicadas fue en 1992, por dos escritores alemanes que creyeron, precisamente, que eran aparatos bélicos modernos, o sea, evidencia de un antiguo “contacto con extraterrestres” o una “visión del futuro”. Y esa “hipótesis”, estuvo dando vueltas por medio mundo, sin que nadie diera con la solución, hasta que lo hice yo en 1995. En la versión PDF de mi artículo que os he dejado arriba, y en otros enlaces que aparecen debajo del mismo, veréis la historia, hasta contada por un doctor en astrofísica, donde se acredita cómo incluso desde el mundo de la egiptología inglesa, se confirmó mi desciframiento.

Ese último párrafo del escritor Marc-Pierre Dylan, donde intenta que parezca que la solución o desciframiento de tal enigma, ya se venía “intuyendo” desde finales de los 70, y que es completamente falso, me lleva a sospechar que la omisión de mi nombre como fuente consultada para reproducir -de modo literal- esos párrafos con el desciframiento y solución del enigma, no ha sido un mero descuido, despiste u olvido del citado escritor.

En cualquier caso, espero, una explicación pública del autor, así como su compromiso de que en las próximas ediciones reconozca (mediante cita bibliográfica correcta) la fuente que ha usado para reproducir tales pasajes, o sea, que reconozca mi autoría al respecto.

También os subo detalles de dos páginas del mismo desciframiento y que fue publicado en el número de Enero de 1996 de la revista: Arqueología y Enigmas de la Historia. Justo unos pocos meses después de mi visita a Egipto, donde pude constatar, ‘in situ’, el supuesto enigma.

Datos sobre Marc-Pierre Dylan:

Marc-Pierre Dylan nació en la comarca asturiana de Narcea en 1981, y es Licenciado en Historia. Tras abandonar la universidad escribió una biografía heterodoxa de Robert Louis Stevenson narrada desde el punto de vista de los aborígenes, y aparecida bajo seudónimo. Escritor e investigador, sus crónicas y obras literarias han aparecido en diversas revistas y publicaciones periódicas, además de haber participado en numerosos proyectos artísticos en el campo de la imagen. Fuente: http://www.compartelibros.com/autor/marc+pierre-dylan/1

Fuente: http://www.facebook.com/jorge.diazsanchezz/posts/351375771695881

Anuncios

Déjenos aquí su opinión o sugerencia....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s