El pre-tartésico dios Poseidón de Jimena de la Frontera, Cádiz.


Por Georgeos Díaz-Montexano, President Emeritus of Scientific Atlantology International Society (SAIS), Accepted Member of The Epigraphic Society, Historical-Scientific Atlantology Adviser for National Geographic.

Uno de los descubrimientos más importantes que he realizado en mis más de veinte años dedicados al estudio y compilación de fuentes primarias escritas, cartográficas y arqueológicas acerca de una tradición, leyenda o parahistoria occidental atlanto-mediterránea, similar a la de la Atlántida, ha sido hallar una representación esquemática de una divinidad que por los símbolos asociados y el nombre escrito en caracteres lineales pre-tartésicos se correspondería con la versión indígena del “Dios de las Aguas”, el “Dios que da de beber”, que es la misma traducción etimológica del nombre de Poseidón en griego.

El hallazgo lo realicé en la aún poco conocida Cueva de la Laja Alta, situada en el hermoso parque de los Alcornocales de Jimena de la Frontera, Cádiz. El mismo abrigo donde existe la única escena portuaria de toda la prehistoria con siete barcos diferentes propulsados por remo o velas, o mixtos, que según las más recientes dataciones científicas por radiocarbono y termoluminiscencia obtenidas por un equipo de científicos dirigido por el Dr. Eduardo García Alfonso, en trazos negros asociados y cercanos a los barcos, ha permitido proponer -por extrapolación- una antigüedad de unos 6.000 años, aunque…

[[Seguir leyendo el artículo en PDF]]

Artículos relacionados:

https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2016/06/21/en-iberia-se-construyeron-los-primeros-barcos-a-vela-del-mundo/

https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2009/08/17/poseidon-y-el-caballo-una-antigua-religion-occidental/

Anuncios

En Iberia se construyeron los primeros barcos a vela del mundo.


Confirmación de una hipótesis sobre la Atlántida

Unos mil años antes que egipcios y sumerios una civilización marítima evolucionada del occidente ya usaba grandes barcos con remo y velamen en el Sur de Andalucía.

Por Georgeos Díaz-Montexano, Historical-Scientific Atlantology Adviser for National Geographic, Emeritus President of Scientific Atlantology International Society (SAIS), Accepted Member of The Epigraphic Society.

Los antiguos egipcios atribuían la invención de la vela a la diosa Isis, la leyenda dice que cuando esta buscaba a su hijo Horus, para que la embarcación fuera más de prisa, se le ocurrió erigir en el medio de la misma un palo con un lienzo que podía captar el viento. Sin embargo, los griegos afirman que fueron dos los inventores, o Dédalo, cuando este escapó del laberinto del Minotauro en Creta, o el mismo dios de los vientos, Eolo. Ahora, sin embargo, podemos decir que ni egipcios ni griegos, sino antiguos habitantes de las costas atlanto-mediterráneas de la península ibérica, fueron los primeros en construir barcos propulsados por velas, además de por remos, pues solo en el Sur de Iberia ha sido hallado -hasta la fecha- la más antigua representación de una serie de barcos con velamen, y las más recientes dataciones científicas por radiocarbono apuntan a más de 6.000 años, es decir, como mínimo unos mil o quinientos años antes que la más antigua representación rupestre de un velero egipcio, y más de dos mil años antes que los primeros construidos por griegos micénicos y minoicos.

Continuar leyendo el artículo en PDF >>>

Artículo relacionado: https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2016/06/23/el-pre-tartesico-dios-poseidon-de-jimena-de-la-frontera-cadiz/

NATIONAL GEOGRAPHIC Y MI TEORÍA DE LA ATLÁNTIDA ÍBERO-MAURETANA.


Filmación de ruinas y artefactos bajo el mar que confirman algunas de mis hipótesis.

Foto: Georgeos Díaz-Montexano trabajando con las cartas náuticas en la mesa de trabajo del puente de gobierno del barco científico, Atlantic Explorer, de la empresa QSTAR Subsea Solutions.

Foto: Trabajando con las cartas náuticas en la mesa de trabajo del puente de gobierno del barco científico, Atlantic Explorer, de la empresa QSTAR Subsea Solutions.

Gracias a la alta tecnología aplicada en esta expedición de National Geographic, se ha podido confirmar cada una de las hipótesis que presenté a los productores ejecutivos, James F. Cameron y Yaron Niski, y al no menos célebre cineasta y productor Simcha Jacobovici. Incluso meras sospechas e intuiciones fueron confirmadas igualmente en algunos casos.

No puedo adelantar detalles precisos, fotografías ni videos, pero cuando llegue el momento ya veréis en el documental algunas de esas confirmaciones de mis hipótesis, aunque otras han quedado para el siguiente documental, por lo que en principio tampoco podré hablar de ellas hasta entonces. No obstante, de algunas sí podré. Ya lo he acordado con ellos sobre mi derecho a publicar aunque sea algunas.

Estamos hablando de claros restos de edificaciones humanas en profundidades que solo pueden ser explicadas como algo construido hace muchos miles de años, como mínimo en tiempos del Calcolítico, aunque puede que en tiempos del Neolítico, pero con un desarrollo que no se corresponde con nada conocido para esos tiempos, sino para fechas posteriores de finales de la Edad del Bronce o principios de la Edad del Hierro. Por consiguiente, la civilización que dejó estas construcciones y artefactos (ahora a muchos metros bajo el mar y en la misma área donde Platón localiza el comienzo de la isla Atlantis), había alcanzado un nivel de desarrollo más adelantado que el resto de las culturas Neolíticas y Calcolíticas conocidas en todo el Mediterráneo.

O aceptamos lo anterior, o aceptamos que realmente son construcciones de finales de la Edad del Bronce. Pero en este caso, habría entonces que asumir que toda esta área que ahora se halla bajo el mar, a esas profundidades, era tierra emergida en tiempos de finales del Bronce, lo que nos llevaría de nuevo a la misma Atlántida, en concreto a la confirmación científica (geológico-arqueológica) de la existencia de una considerable masa de tierra emergida que de modo catastrófico se sumergió hacia finales del Bronce, poco antes de surgir la cultura tartésica, la cual sería entonces una evolución de la misma atlántica o atlante.

¿A qué otra civilización o cultura marítima pertenecerán estas evidencias arqueológicas sino a la misma cultura que Solón decidió denominar como Atlántica o Atlante?

Hallándose tales evidencias justo en la zona donde el mismo Platón (a través de los apuntes que su tío-pentabuelo Solón trajo de Egipto) ubica el comienzo de la isla Atlantis, es practicamente imposible pensar en una mejor candidata.

Más imágenes: https://www.facebook.com/media/set/…

Mirar en el interior de este libro.

ATLANTIS.NG National Geographic y la búsqueda científica de la Atlántida: Localización y antigüedad de la legendaria civilización de Atlantis desde las ... (Atlantología Histórico-Científica nº 9) de [Díaz-Montexano, Georgeos]

ATLANTIS.NG

National Geographic y la búsqueda científica de la Atlántida.

Localización y antigüedad de la legendaria civilización de Atlantis desde las las fuentes clásicas, egipcias, tartessias y calcolíticas.

(Atlantología Histórico-Científica nº 9) Versión Kindle por Georgeos Díaz-Montexano (Autor) y Monik Perz (Ilustradora).

¿No te gusta comprar por Internet? 

Puede adquirir cualquiera de mis libros por transferencia bancaria, mediante giro por correo, o bien por Westernunion, un servicio disponible en todo el mundo, que además le saldrá gratis, pues la comisión del envío la descontaré del precio del libro. En cualquiera de los casos, sólo tiene que enviarme un sencillo mensaje a través de este formulario de contacto

El lector sólo pagará el precio del libro cuando haga su transferencia o envíe el pago del mismo por correo o Westernunion. No tendrá que pagar ningún coste extra por gastos de envío que serán siempre realizados mediante correo certificado o bien por mensajería privada (MRW o SEUR).

LIBROS DE LA ATLÁNTIDA, TARTESSOS Y EGIPTO