Archivo de la categoría: Entrevistas escritas o periodísticas

FAQ sobre Atlantis – Preguntas más frecuentes sobre las investigaciones de Georgeos Díaz-Montexano


librogeorgeos02

FAQ sobre Atlantis

Preguntas más frecuentes -expuestas a modo de entrevista- sobre el atlantólogo y escritor, Georgeos Díaz-Montexano, Accepted Member of The Epigraphic Society, Presidente Emeritus de la Scientific Atlantology International Society (SAIS)Director de la Revista ARQUEOHISTORIA desde 1997, y sus investigaciones acerca de la Atlántida que ya cumplen más de veinte años.

-¿Cuánto tiempo lleva investigando sobre la Atlántida?

Mi interés comenzó realmente hacia los 14 años, pero todo fue de modo intermitente, algunos artículos y conferencias en Cuba, hasta la primavera de 1994, ya en España, fecha en la que realmente comencé con el proyecto de investigación, y desde entonces, hasta hoy, ya ha sido de manera intensa y continua, sin apenas descanso, publicando de modo gratuito centenares de artículos, impartiendo conferencias en varias asociaciones, instituciones y universidades (Complutense y Universidad de Barcelona), donde quiera que se me ha invitado y he podido asistir, y concediendo múltiples entrevistas radiales y algunas televisivas. Durante todo este tiempo también he publicado más de una treintena de libros, algunos muy densos y voluminosos, dirigidos a un público más especializado o académico, y otros más breves, como resúmenes de los anteriores, dirigido a un publico más general y menos especializado. Basta con escribir mi nombre en Amazon y se podrá ver un listado con la mayoría de los libros que llevo publicados hasta la fecha. También puede el culto lector visitar www.AtlantidaHistorica.com y usar el buscador interno o simplemente el directorio de archivos. Hay mucho material publicado.

-¿Cuál fue el motivo que despertó su interés en la Atlántida en las cercanías de Iberia?

El descubrimiento en varios lugares de la península ibérica –en petroglifos, pinturas rupestres y en vasijas de cerámica- de un símbolo que coincide casi exactamente con el mismo esquema o plan urbanístico de la metrópolis de Atlantis, el cual era circular concéntrico con un canal que unía el centro con el exterior de los círculos o anillos concéntricos, sobresaliendo a estos por un tramo como mínimo de la misma longitud que el existente entre el anillo exterior y el centro .

-¿Cuál cree que es el origen más probable de la historia sobre la Atlántida?

El origen más probable de la narración sobre la Atlántida parece haber sido una antigua tradición que conservaban los egipcios y otros pueblos del Mediterráneo de una antigua cultura floreciente que se desarrolló en una isla muy cercana a las costas de Iberia y Marruecos y que tuvo colonias o poblados importantes en las regiones cercanas, especialmente en la península ibérica, y fundamentalmente durante el Calcolítico y la Edad del Bronce.

-¿Qué fue la Atlántida?

Como ya he más que demostrado en mis más de veinte años dedicados a la investigación de la atlantología histórico-científica, la Atlántida fue descrita siempre como una cultura con un nivel de desarrollo similar a los de la época Calcolítica o Bronce pleno. Jamás fue descrita como una super-civilización con super-poderes tecnológicos de ninguna clase como lamentablemente muchos aún creen por tanta literatura de ficción histórica que ha venido inundando los medios desde finales del siglo XIX. Como tampoco es cierto que se hundió hace casi 12.000 años, pues eso no es lo que se dice en las fuentes primarias cuando las lees directamente desde los manuscritos y códices escritos en griego.

La fecha de 9.000 años no se da para el final de la Atlántida, o sea, para su destrucción, sino para el comienzo de la historia que se narra, la fecha de cuando los dioses se repartieron el mundo (tras la Titanomaquia) y entonces Atenas le correspondió en tal reparto a la diosa Atenea y a Hefesto y la isla Atlantis al dios Poseidón. Pero después se explica como generaciones tras generaciones, con el paso de mucho tiempo, de siglos, los atlantes fueron evolucionando y creciendo como imperio, hasta que en los tiempos finales decidieron invadir a otras naciones, y en plenas guerras de conquistas, ya en el interior del Mediterráneo, es cuando acontece el gran cataclismo sísmico-tsunámico que destruye su civilización y provoca el hundimiento de la isla. Esto sucede, repito, mucho tiempo después, muchas generaciones después de su origen en el 9.000 antes de los tiempos de Solón, por consiguiente, la Atlántida desapareció en tiempos más recientes, ya en plena Edad del Bronce o durante el Calcolítico como muy temprano, aproximadamente en algún momento entre el 2.700 y el 1.500 AC.

-¿Dónde podrían encontrarse sus restos?

Según todas las fuentes primarias escritas conservadas, la Atlántida tuvo su asiento en una isla que se hallaba situada exactamente delante de Gibraltar, pero en el Atlántico, aproximadamente en ese espacio del Atlántico que se extiende entre Iberia, Marruecos, Madeira y Canarias. Tendría su comienzo (es decir, su extremidad más oriental o hacia el levante) en algún punto muy cercano a las costas de Cádiz, Huelva y el noroeste de Marruecos. Pero su tamaño sería como mínimo similar al de la mitad de toda Iberia, de acuerdo a los datos y dimensiones aportados en el relato sobre el Atlántico que Platón redacta según los apuntes de su tío-pentabuelo Solón, y de acuerdo a los mapas más antiguos que he logrado descubrir donde ya se representaría la isla, justo delante del estrecho. Mapas que se remontan a más de cuatro mil años y que fueron hallados en Egipto, la mayoría, y otros en Cartago, pero de la Antigüedad Tardía, y al menos uno de la Edad del Bronce grabado sobre piedra y hallado en pleno territorio de Tartessos, al norte de Huelva misma. Por tanto, de haber realmente existido, tal como sugieren las centenas de pruebas indiciarias -y no pocas evidencias concretas- que he logrado reunir durante las últimas dos décadas, sus restos deberían entonces hallarse bajo el mar, en algún punto de esa área atlántica que rodea las costas de Huelva, Cádiz, Madeira, Marruecos y Canarias. Pero la metrópolis, o sea, su capital circular concéntrica, con sus principales edificaciones y templos, podría hallarse algo más cercana a las costas de Huelva, Cádiz y Marruecos.

Ahora bien, lo que sí es de mero sentido común (además de que se explica en el mismo Timeo y Critias de Platón), es que si la Atlántida realmente existió (como civilización o cultura avanzada), tiene que haber dejado ciudades importantes en las regiones más cercanas, o sea, en varios puntos de Andalucía y Portugal, especialmente en las zonas más cercanas a las costas atlánticas como Cádiz y Huelva, y muy probablemente también en algunos puntos de la vecina Marruecos.

Estas ciudades seguramente imitarían el patrón principal de la metrópolis que es descrito como de varios fosos circulares que se inundaban con agua y alternándose con anillos de tierra o espacios inter-fosos, rodeaban una pequeña isla donde se hallaría la acrópolis o zona principal con la viviendas, templos o edificios de mayor relevancia social.

Este esquema o patrón urbanístico se descubrió en Jaén, en Marroquíes Bajos, y de hecho fui el primero en percatarse de ello, a principios de este siglo, pero después lo hallé también en otras antiguas ciudades del Calcolítico y del Bronce de Andalucía y del Algarve, entre otros puntos del interior de la península ibérica.

También fui el primero en percatarse de la existencia de vasijas de cerámica turdetanas e ibéricas donde se representaba el mismo diseño o patrón, “sui generis”, de varios anillos circulares rodeando un punto central del que sale un canal que se extiende hacia el exterior de los mismos anillos, y que exactamente es el mismo esquema de la planta urbanística de la metrópolis de Atlantis, como el que se puede ver en cualquier enciclopedia o libro sobre la Atlántida. Y el mismo esquema o símbolo lo hallé también por millares en petroglifos de la península ibérica y de algunos otros lugares del Atlántico europeo y africano.

-¿Ha encontrado usted restos arqueológicos de la Atlántida?

Creo que sí, pero como siempre es una cuestión de interpretación, lo que para mi podrían ser restos de la Atlántida o de los tiempos de los Atlantes, para otros serán simplemente restos de culturas Calcolíticas o del Bronce, como de hecho, también lo son, por supuesto. Pero he hallado pruebas indiciarias y no pocas evidencias que permiten relacionar algunas importantes evidencias de los tiempos del Calcolítico y el Bronce peninsular ibérico con lo que sabemos de los pueblos atlánticos que vivieron en la isla Atlantis y que debieron tener colonias en las regiones cercanas como Iberia y Marruecos, por ejemplo, si ofrecemos un mínimo de credibilidad a lo narrado en las diversas fuentes primarias escritas en la antigüedad. Estas pruebas indiciarias se hallan tanto en Iberia y Marruecos como bajo el mar, en lugares cercanos al Golfo de Cádiz, o sea, justo donde fue ubicado el comienzo de la isla Atlantis, delante de las Columnas de Hércules (Gibraltar) y con su extremidad nordeste cercana a Gadeira (Cádiz).

-La teoría más escuchada afirma que la Atlántida desapareció en el mar, ¿Cuál cree usted que fue la causa de su destrucción?

Según se explica claramente en el Critias de Platón (y lo mismo dicen otros antiguos autores), fue debido a varios seísmos de gran intensidad (o sea, terremotos con gran fuerza destructiva), seguidos de una gran inundación, o sea, un típico proceso de catástrofe geológica sísmico-tsunámica, y donde no intervino ninguna erupción volcánica, pues nunca se menciona en las fuentes destrucción por fuego o erupción de ningún volcán. La destrucción fue descrita como causada solamente por varios terremotos de gran intensidad seguidos de una gran inundación.

-¿Cuál es el descubrimiento del que se enorgullece más?

Es muy difícil responder esta pregunta. Me siento orgulloso de muchos, pero si me viera obligado a escoger sólo uno, pues el haberme dado cuenta de que un hueso hallado en la península ibérica que fue datado en más de 6.000 años y que se conserva y exhibe actualmente en Oslo, Noruega, había una inscripción en caracteres muy similares a la escritura Tartessia, donde se puede leer ATAL o ATEL y también junto a esta palabra, otra que se puede leer como TARTE, lo que podrían ser las formas más antiguas del original nombre de Atlas que derivó en la forma griega Atlantis, y la forma original (que coincide con la reconstruida por los filólogos) del nombre de Tartessos, que justamente se ha creído que debió ser TARTE, pues la terminación -ssos, en un sufijo greco-egeo que significa “País, nación o región de…”. De modo que en un solo texto se estaría citando los nombres originales y primitivos de Atlantis y Tartessos. Esta interpretación mía fue aceptada por importantes científicos expertos en lenguas antiguas y por el The Norwegian Institute of Palaeography and Historical Philology (PHI), de Oslo, y así se reconoce en la misma ficha descriptiva que acompaña la pieza en la exhibición permanente de inscripciones sobre “Historia de la Escritura” en la Biblioteca Nacional de Oslo (http://www.schoyencollection.com/palaeography-collection-introduction/early-writing-introduction/european-early-writing/atlantis-stag-bone-ms-5237-2).

No obstante, me gustaría también añadir que por este descubrimiento y reconocimiento internacional, y por otros que también he aportado, como por ejemplo, la identificación de ciudades calcolíticas halladas y excavadas en Iberia, especialmente en el Suroeste, Oeste y centro de la península, con el mismo patrón urbanístico circular concéntrico de la metrópolis de Atlantis, o sea, también rodeándose una zona central con fosos circulares que eran inundados con agua, y alternados a su vez con espacios inter-fosos o anillos de tierra, justo como se describe para la capital de la Atlántida, y mi descubrimiento de cómo este mismo diseño o esquema de la capital de Atlantis se halla repartido en millares de petroglifos y pinturas rupestres y algunas importantes cerámicas turdetanas, ibéricas y celtibéricas, como algo exclusivo y ‘sui generis’ de Iberia, y la identificación del mismo símbolo de la capital de Atlantis dentro de algunos escudos de las célebres Estelas de Guerreros del Suroeste de tiempos pre-tartésicos, varios importantes investigadores y científicos de prestigiosas universidades de varias partes del mundo se interesaron por mis investigaciones y se pusieron en contacto con National Geographic para recomendarlas, y por ello, actualmente soy asesor en materia de Atlantología histórico-científica para National Geographic Channel, condición que se hará ya firme y patente de modo público próximamente, aunque ya hemos firmado los contratos de colaboración para grandes proyectos de investigación basados en mis hipótesis y teoría.

-¿Tiene la esperanza de que este mito o leyenda se descubrirá algún día?

Primero aclarar que no es un mero mito o leyenda. De hecho, no aparece mencionada en ninguna obra antigua de mitología o escritos de mitografía. Siempre aparece en obras de tipo científicas, es decir, en obras de geógrafos, matemáticos, historiadores y filósofos, y en la inmensa mayoría de tales obras es descrita como una historia verdadera (alethinon logon) basada en antiguas tradiciones (ek palaias akoês), y en muy pocas como una posible leyenda, pero igualmente basada en alguna cultura, época y lugares reales. Y sí, tengo la esperanza, o al menos la ilusión, de que algún día (quizás ya no muy lejano) se hallen importantes restos arqueológicos, tanto en tierra como bajo el mar, que permitirán confirmar la existencia de una antigua cultura (que de seguro será Calcolítica y del Bronce) que dio origen a tales tradiciones y a esa leyenda sobre una importante civilización atlántica que a través de los sacerdotes egipcios llegó a Solón y a Platón, y por otras fuentes ajenas, por otra tradición diferente, llegó también a autores tales como el logógrafo griego Dionisio de Mitilene, el historiador siciliano Diodoro Sículo (fundamentalmente basándose en el primero), el historiador griego,Teopompo, el historiador etíope, Marcelo, el geógrafo y embajador griego, Artemidoro de Éfeso, el célebre científico naturalista romano, Plinio el Viejo, y el filósofo griego, Crantor de Soli (a través de fuentes epigráficas egipcias que él mismo vio en Egipto), y el no menos célebre historiador griego, Plutarco de Queronea, quien consultando archivos egipcios, nos confirmó que la historia o leyenda sobre Atlantis fue ciertamente narrada a Solón por dos sacerdotes egipcios, de los cuales nos da hasta sus nombres: Sonjis de Sais y Psenofis de Heliópolis.1

Breve biografía del autor

Georgeos Díaz-Montexano estudió Arqueología y Antropología entre finales de los 80 y principios de los 90 a través de cursos de formación especializada de la SEC, sociedad científica de estudios de espeleología, arqueología y antropología, adscrita a la Academia de Ciencias de Cuba. En septiembre de 1992, tal como consta en certificado, The Epigraphic Society, sociedad científica radicada en EE.UU. y fundada por varios doctores y profesores de Harvard University y de otras instituciones de renombre, decidió concederle un reconocimiento honorífico como «Accepted Member» por sus descubrimientos e investigaciones de inscripciones prehistóricas, siendo entonces Presidente el Dr. Norman Totten y Presidente Emeritus el Dr. Barry Fell. En 1994 se trasladó a España. Un año después fundó la revista “Arqueología y Enigmas de la Historia”, a la que le siguieron: “Arqueología Sin Fronteras”, “ArqueoHistoria”, “Canaán: revista de Arqueología Bíblica”, y las dos primeras revistas de egiptología en castellano de distribución en kioscos y librerías de España y América, “La Esfinge. Revista de Egiptología” y “Osiris. Revista de Egiptología”. A estas revistas también se une el hecho de que entre 1995 y 1998 fue autor y editor del primer curso que se distribuyó de modo seriado, por fascículos, para aprender a leer jeroglíficos egipcios en lengua castellana. Actualmente continua su labor como director de la “Revista ArqueoHistoria”, fundada en 1997, y hasta la fecha tiene publicado más de una treintena de libros sobre Atlantología Histórico-Científica, Tartessos y el Antiguo Egipto, entre otras temáticas relacionadas con la Historia Antigua.

Pero si existe un matiz que llame la atención de Georgeos Díaz-Montexano es que desde hace más de veinte años está dedicado a investigar el mito o leyenda de la Atlántida a través de las fuentes históricas, especialmente desde antiguos códices, papiros y manuscritos escritos en griego, latín, árabe y egipcio, sin olvidar los textos del Timeo y el Critias de Platón, pero a través de la tradición manuscrita de los mismos, es decir, estudiando directamente todos los códices y manuscritos escritos en griego que se conservan sobre estos dos célebres diálogos de Platón. Fruto de sus investigaciones por tantos años, es actualmente reconocido como uno de los pocos verdaderos expertos a nivel mundial en materia de Atlantología Histórico-Científica y actualmente es consultado como Asesor para National Geographic en dicha especialidad.

Regresar al índice

1Más información sobre las investigaciones de Georgeos Díaz-Montexano en http://www.AtlantidaHistorica.com y sobre sus libros en: http://goo.gl/SPuqzL

SEGUIR A GEORGEOS DÍAZ-MONTEXANO EN LAS REDES SOCIALES

Seguir a Georgeos en Academia.edu

Seguir a Georgeos en Academia.edu


Seguir a Georgeos en Twitter

Seguir a Georgeos en Twitter


Georgeos Díaz-Montexano

Seguir a Georgeos en Facebook


 Georgeos Díaz-Montexano - Google+

Seguir a Georgeos en Google+


 Georgeos Díaz-Montexano - Youtube

Seguir a Georgeos en Youtube

Georgeos Díaz-Montexano ¿Es la historia sobre la Atlántida una mera invención de Platón?


¿Es la historia sobre la Atlántida una mera invención de Platón?

Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

Reconstrucción paleográfica de la Atlántida, por Georgeos Díaz-Montexano
Reconstrucción paleográfica de la Atlántida, por Georgeos Díaz-Montexano

Lamentablemente hay mucha desinformación respecto a la historia de la Atlántida descrita por Platón y otros autores antiguos (incluso ajenos a Platón). Muchas falsedades se han escrito que son usadas por ambos bandos de las dos posturas enfrentadas: defensores de la posibilidad de un sustrato histórico y detractores. Como todo en esta vida, una adecuada información de calidad que sea la más completa o mejor documentada posible, y sobre todo que sea verificable, es lo que marca la verdadera diferencia entre información veraz y desinformación que genera confusión.

Es imposible pontificar en contra de cualquier posibilidad histórica en el relato que Solón trajo de Egipto sin antes haberse estudiado todas las fuentes primarias existentes sobre el asunto. Los escépticos detractores arremeten contra cualquier posibilidad histórica, no admitiendo ni una mínima posibilidad, como por ejemplo, que hubiera sido una importante ciudad de la Edad del Bronce en algún lugar del Atlántico, próxima a las costas de Iberia, Marruecos y Madeira.

Pero lo cierto (como cualquiera puede verificar) es que el mayor estudio -en cuanto a volumen y calidad de referencias y fuentes primarias- que hasta la fecha ha sido realizado, el único donde se ha trabajado con todas esas fuentes primarias, que son ya más de medio millar (entre códices, papiros, manuscritos, mapas, relieves y pinturas en tumbas y templos, etc.) es el que he venido realizando desde hace ya casi veinte años, y que componen una serie de seis volúmenes sobre Atlantología Histórico-Científica, de los cuales he publicado en fecha reciente un adelanto o resumen en forma de epítome, en dos tomos. Sin leerse estos dos tomos (de unas 762 páginas), y sin haberse hecho aún ni una sola exploración submarina en los puntos que yo logro reconstruir tras tales estudios con las fuentes primarias y no pocas evidencias arqueológicas y sismológicas que he logrado ir reuniendo en todo este tiempo, es imposible pontificar que todo lo referente a la Atlántida no es más que un mero cuento inventado por Platón. Argumento falaz que ya desmonté hace años mostrando cómo otros autores que -de modo independiente- consultaron fuentes egipcias, dieron fe de la misma historia escrita entre los egipcios y de cómo esta fue trasmitida a Solón, tal como acreditan Plutarco de Queronea, tras sus propias indagaciones entre los sacerdotes egipcios y Crantor tras verificar la narración sobre la guerra de la Atlántida narrada en el Critias en inscripciones egipcias.

Así que si hubo una invención, si alguien se inventó todo lo referente a la Atlántida no fue Platón, ni tampoco Solón, en toda caso serían los sacerdotes egipcios que le trasmitieron la historia al legislador griego, los mismos que Plutarco confirmó en Egipto y así hasta nos revela sus nombres: Sonjis de Sais y Psenofis de Heliópolis. Pero incluso si asumiéramos esta hipótesis, habría entonces que asumir también, que esos mismos sacerdotes (u otros que desconocemos) falsificarían los mismos escritos sobre la Atlántida que Crantor, no mucho después de morir Platón, pudo confirmar en Egipto. Y acusar también a Crantor (sin fundamento alguno) de haber sido otro vulgar mentiroso como Platón o como Solón, desde luego que sería igual de absurdo y estúpido. La fides atque auctoritas, el prestigio, la ética y los valores morales de Crantor, fueron muy alabados y muy bien considerados por varios autores antiguos de gran autoridad1. Nada permite suponer, y menos aún asumir, que Crantor haya mentido y se haya inventado tales testimonios epigráficos sobre la Atlántida entre las fuentes egipcias que él mismo pudo verificar. Si alguien -aún sin fundamento alguno- quisiera creer en tal aberrante especulación subjetiva, en cualquier caso, que sea consciente de que no podría demostrarlo de ningún modo, a menos que fabrique una “Máquina del Tiempo” y viaje hasta el preciso momento en que Crantor visitó Egipto, para así ver si realmente vio o no vio tales inscripciones donde se dada fe de la misma historia narrada en el diálogo de Critias o el Atlántico.

La única manera en que se podría pontificar de un modo tan categórico, y con tanta convicción, que la Atlántida fue un mero cuento o fábula inventada por los sacerdotes egipcios -no por Solón o Platón- sería si no se hallara absolutamente nada que permitiera dar soporte histórico a la historia de la Atlántida, después de haberse peinado hasta el último rincón bajo el mar, en toda el área que yo señalo, por ser justo la única que se corresponde con mayor precisión a la ubicación que se da de Atlantis en las fuentes antiguas. Pero, resulta que la han buscado por casi todos los mares del mundo, menos por el único lugar donde claramente la señalan las fuentes primarias escritas, y que es donde llevo casi dos décadas indicando que se debería buscar.

Si tras realizar esa búsqueda completa no apareciera nada que permita dar soporte de ningún modo a la historia de la Atlántida, sólo entonces se podría confirmar que fue una invención de los sacerdotes egipcios. Sólo entonces se podría decir, pontificar y publicar por todas partes, hacerlo oficial, y hasta “llevarlo a misa”, que la Atlántida nunca existió, al menos en el lugar donde claramente la ubicaban Platón -según Solón y las fuentes egipcias- y los demás autores antiguos. Y de tales resultados negativos se podría incluso deducir que fue un cuento inventado por los sacerdotes egipcios, si alguien quisiera ir más lejos aún en las conclusiones derivadas de los resultados arqueológicos negativos. Pero mientras tales resultados arqueológicos no se hayan producido, todo lo que se intente pontificar, tanto a favor de la Atlántida como en contra, no sería más que mera especulación.

Sobre todo lo que aquí he comentado y argumentado, pueden hallar detallada información (citas exactas de las fuentes primarias escritas y arqueológicas, y su análisis) en los dos tomos de mi Epítome de la Atlántida Histórico-Científica. Tomo I (www.AtlantidaHistorica.com) y Tomo II (www.Atlantida.be).

1Véase el capitulo sobre Crantor en el Tomo I de mi Epítome de la Atlántida Histórico-Científica.

Artículos recomendados:

1. https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2011/02/25/falacias-mentiras-errores-y-conjeturas-mas-comunes-sobre-la-atlantida-de-platon-no-documentadas-en-las-fuentes-primarias/trackback/

2. https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2013/07/21/georgeos-diaz-montexano-la-cuestion-sobre-el-verdadero-tamano-de-la-atlantida/trackback/

3. https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2011/07/06/la-unica-ubicacion-posible-de-la-atlantida-de-platon-la-evidencia-lexicografica/trackback/

Para saber más recomiendo mis dos recientes libros del Epítome de la Atlántida Historico-Científica.

ATLANTIS AEGYPTIUS CODEX. Tomo II del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.Atlantida.be
ATLANTIS AEGYPTIUS CODEX. Tomo II del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.Atlantida.be Diseño de portada Monik Perz (http://www.MonikPerz.com.ar)
ATLANTIS TARTESSOS. Tomo I del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.AtlantidaHistorica.com
ATLANTIS TARTESSOS. Tomo I del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.AtlantidaHistorica.com Diseño de portada Monik Perz (http://www.MonikPerz.com.ar)

Hastío por la mediocridad. La peor entrevista sobre la Atlántida.


Hace un par de meses, una redactora y la misma Directora de la revista BG Magazine, editada en Ecuador, contactaron conmigo para hacerme una entrevista sobre mis investigaciones histórico-científicas sobre la Atlántida. No voy a describir con detalles los términos de la misma, sólo os hablaré de los acuerdos que no se cumplieron y de los hechos más graves que evidencian el trato tan poco profesional y hasta miserable que finalmente se me ha dado como investigador y escritor, y personaje público que soy, en el campo de la Atlantología Histórico-Científica.

Para no cansar al lector, enumero brevemente:

1. Se me pidió varias fotografías con suficiente calidad de mi persona, donde se viera claramente mi rostro, y también de otras imágenes relacionadas con la Atlántida y mis investigaciones, para ilustrar la entrevista. Así lo hice. Envié fotos con excelente calidad de resolución de mi persona y una excelente ilustración de la metrópolis de Atlantis, realizada por la destacada artista visual argentina Monik Perz, y que se me prometió saldría publicada, incluso aunque sólo hubiera espacio para una sola ilustración. Pues, finalmente, no se usó ninguna imagen de mi persona en el sumario de los personajes entrevistados que al principio de la revista aparecen, todos (excepto yo), con su nombre y una foto. Y peor aún, ni siquiera publicaron una foto de mi persona en ninguna de las dos míseras páginas que dedicaron a lo que originalmente era una larga y extensa entrevista, pero que fue muy reducida y hasta truncada -sin final coherente- de un modo absurdo, tal como veremos más adelante.

2. Como podréis comprobar tras la comparación con la entrevista original que adjuntaré a esta denuncia pública, el final de la descuartizada entrevista publicada por la redacción de BG Magazine, termina de un modo absurdo, que perjudica mi imagen y coherencia mental, no quedando claro si a mi me molesta, o no, que se me hicieran críticas razonables y con rigor, puesto que la secuencia: “En fin, cuando las críticas son hechas con verdadero conocimiento, como seriedad, rigor…” está truncada, no sabiéndose qué es lo que sigue. ¿Como podría terminar una entrevista cualquiera de un modo tan absurdo? Veamos la versión original: En fin, cuando las críticas son hechas con verdadero conocimiento, con seriedad, rigor, y sobre todo con ética, con respeto, me las tomo bien. Pero no cuando se hacen desde la ignorancia, el fundamentalismo, y la falta de respeto y ética.”

3. De los tres enlaces que me prometieron (uno a mi website y los otros dos a las dos artistas visuales que colaboran en mis proyectos editoriales), sólo publicaron el de mi web.

4. No se publicó ninguna de las ilustraciones que envié realizadas por la artista visual argentina Monik Perz para ilustrar la entrevista, y que fueron realizadas precisamente como encargo personal para mis investigaciones y proyectos editoriales, y en cambio se prefirió colocar una imagen de una serie fantástica de Ciencia-Ficción, Stargate, que nada tiene que ver ni con la Atlántida de las fuentes antiguas escritas ni mucho menos con mis investigaciones histórico-científicas, que siempre han pretendido transitar por el sendero de la seriedad y el rigor y que nada tiene que ver con la literatura fantástica ni la Ciencia-Ficción. Esto ya no es un error, sino una completa falta de respeto. Un insulto a mi persona como investigador. Toda mi seriedad se ve completamente menoscaba mediante esta burla.

5. Ya que la colaboración era completamente altruista de mi parte, es decir, que no cobro ni un céntimo por la misma, lo menos que esperaba a cambio (y así se me prometió) es que me enviarían tres ejemplares, para yo enviar después a las dos artistales visuales: Ivana y Monik, y otro para mi. Pues recientemente se me dijo que sólo podrían enviarme dos, porque si no les salía demasiado caro el envío. Pero finalmente, hoy mismo, me acaba de llegar el paquete con un único ejemplar. Hasta en esto se han burlado de mi persona. ¿Se puede ser más mezquino, ruin y miserable? Una revista que presume de ser una publicación de éxito y de vanguardia, pero que en realidad es tan pobre y miserable que no puede ni siquiera enviar dos míseros ejemplares de una publicación a un personaje público al que han entrevistado, y al que -encima- han hecho quedar mal con una pésima redacción de una entrevista que fue truncada de modo absurdo, y donde no se publicó ni una solo foto personal suya ni ninguna de las ilustraciones enviadas relacionadas con el contenido cambiándose por una imagen de una serie de televisión fantástica de Ciencia-Ficción.

6. Ni siquiera aparece la entrevista en el sumario o índice, donde salen mencionados todos los artículos y entrevistas, o sea, todo el contenido de la revista. ¿Otro error, otro simple descuido? Esto ya empieza a tomar otro tinte, más que sospechoso.

7. Y para terminar, ya lo más grave de todo. Algo que raya el surrealismo. Hasta mi nombre se escribió mal. En ves de Georgeos Díaz-Montexano, alguien cometió el “error” o “despiste” y usó en todo momento Georgeous Diaz. No sólo escribieron mal el nombre, tampoco respetaron el apellido completo, y ni siquiera el acento en Díaz.

Resumiendo… Me siento burlado, humillado, menospreciado, tratado como basura, como muy poca cosa. He estado haciendo una simple búsqueda por Internet de todos los personajes que son entrevistados en el mismo número 074 de esta publicación, y salvo el escritor canadiense Rex Weyler, ninguno de los demás puede competir conmigo en cuanto a popularidad en los resultados de Google (buscando con mi nombre de autor Georgeos Díaz), ni en cualquier otro gran buscador. La mayoría están muy por debajo de la mitad de resultados en comparación con los millares de páginas que hablan de mis investigaciones. Por tanto, como personaje público, en la Red de redes, yo soy mucho más popular y conocido que ellos. Sin embargo, ellos si fueron tratado con respeto. Sus fotos aparecen en el Sumario y en las entrevistas, las cuales terminan todas de un modo coherente, y ninguno de sus nombres fueron escritos de modo erróneo. Todo lo he comprobado.

Entonces… ¿Por qué todo este desastre con mi persona? ¿Por qué todos los errores, hasta los más absurdos y surrealistas, sólo ocurrieron con mi persona, justo con el más popular (que podría entenderse como el más importante) de los personajes (a excepción de Weyler) que aparecen entrevistados en este número 074 de BG Magazine? Si todo esto hubiera sido intencional, provocado por algún enemigo que yo tuviera dentro de la redacción de la revista, al menos tendría una explicación… Pero no me valdrá que se me diga que todo ello ha sido simplemente una cadena de meros errores, unos tras otros, sin más, o sea, nada personal, lo cual plantearía un verdadero enigma, un misterio mucho mayor que el de la Atlántida misma. A menos que la conclusión final sea que el equipo de redacción de esta revista, o las dos personas implicadas en todo momento en la redacción de la entrevista: una redactora y la misma directora, sean dos personas incompetentes y muy poco profesionales. Pero, sinceramente, me cuesta mucho creer algo así. Sobre todo porque las otras entrevistas quedaron bien. Están correctas.

Por tanto, espero que se me ofrezca, más que unas disculpas públicas en la misma publicación, una explicación lógica y coherente de cómo fue que sucedió todo esto, y por supuesto, espero una compensación, que como mínimo sería publicar la entrevista de modo íntegro en otro número, sin recortar ni cambiar ni una letra, y con una foto mía y la pintura de la metrópolis de Atlantis realizada por la artista visual Monik Perz, tal como se había acordado. Y por supuesto, que mi foto salga en el Sumario junto a las de los otros entrevistados en el mismo número, y la entrevista, debidamente señalada en el Índice, al igual que el resto de las entrevistas y artículos.

Ahora, esperemos que no desaprovechen la nueva oportunidad que les ofrezco de mostrar al menos un mínimo de dignidad, decoro y ética profesional. Confío en ello…

Georgeos Díaz-Montexano, 24 de Mayo, de 2013.

ANEXUS I

Entrevista original contestada y enviada a BG Magazine:

NOTA PRELIMINAR: he corregido un pequeño despiste en la pregunta donde se dice místico continente, cuando seguramente se quiso decir “mítico continente”. Por otra parte, me gustaría que a cambio se me permitiera como mínimo poner un enlace de mi web y de cada una de las dos artistas visuales que menciono en la entrevista. Aunque sea al final de la entrevista como Enlaces o Links recomendados, algo así:

Georgeos Díaz-Montexano: www.GeorgeosDiazMontexano.com

Monik Perz: www.MonikPerz.com.ar

Ivana Quinteros: http://nana-iq.blogspot.com

Entrevista: Georgeos Díaz – Montexano

Resumen en cuatro líneas lo más destacado de tu formación, carreras y logros.

Entre los 80 y 90 del pasado siglo, estudié  en Cuba arqueología y antropología con la S.E.C de la Academia de Ciencias de Cuba. Ya en España, en 1995 fundé la revista “Arqueología y Enigmas de la Historia”, poco después fundé otras como “Arqueología Sin Fronteras”, “ArqueoHistoria”, “Canaán: revista de Arqueología Bíblica”, y la primera revista de egiptología en castellano de distribución en kioscos y librerías de toda España y América, “La Esfinge. Revista de Egiptología”. En el 1999 fundé otra revista de egiptología: Osiris. Revista de Egiptología. He sido autor del primer curso y método sencillo para aprender a leer jeroglíficos egipcios (en lengua castellana), que se vendió por fascículos, como coleccionable, desde 1995 hasta 1998. Desde hace más de quince años investigo la Atlántida, pero a través de las fuentes históricas, especialmente a través de los antiguos códices, papiros y manuscritos escritos en griego, latín y árabe (entre otros lenguajes), de la tradición manuscrita del Timeo y el Critias de Platón, y de todas los antiguos textos que hicieron alguna referencia a la Atlántida, o a los Atlantes. Mi gran pasión es pues el estudio del origen de las Antiguas Civilizaciones, así como el origen y evolución del lenguaje, los mitos, y la filosofía. Mi principal logro, haber sido el primer investigador en hacer un verdadero estudio paleográfico y lexicológico sobre todas las fuentes primarias escritas en griego, latín, egipcio, fenicio, árabe, asirio-babilónico, y sánscrito, entre otras, acerca de la historia de la Atlántida.

Brevemente (5 líneas) coméntanos sobre tu teoría que demuestra la existencia del místico continente perdido?

Mi teoría propone que en caso de haber existido realmente (ya que aún no ha sido descubierta) una isla con una ciudad concéntrica circular como la que describe las fuentes, está sólo pudo hallarse, justo donde fue claramente ubicada en los textos, es decir, en el Atlántico, ante la boca del estrecho de las Columnas de Hércules (Gibraltar), y próxima a Gadeira (Gades o Cádiz), entre Iberia, Marruecos, y las islas Madeira, y tal civilización atlántica remontaría sus orígenes hasta hace unos 12.580 años, mientras que su final catastrófico sucedería en una fecha más reciente, ya en la Edad del Bronce, entre el 1550 al 1530 A.C.

En qué momento de tu vida apareció la pasión por el tema de Atlantis.

Alrededor de los 14 años. Cuando Descubrí a Platón.

¿En qué otros temas trabajas?

En varios aspectos y enigmas del Antiguo Egipto, y especialmente en la enigmática y aún poco conocida civilización de Tartessos, y también en el origen y evolución de las antiguas lenguas y escrituras.

Atlantis tiene una serie de interpretaciones, ¿cuéntanos sobre tus fundamentos científicos y fuentes en que se sostienen tu teoría? (distanciar el mito de la realidad).

Mis fundamentos descansan en las propias fuentes escritas. Todos mis argumentos parten de la traducción de los antiguos textos, de su análisis paleográfico y lexicológico, y de la interpretación y exégesis que desde la antigüedad se ha venido haciendo de los mismos.

¿Qué se sabe de la sociedad-cultura de Atlantis?

Prácticamente nada más que lo que podemos reconstruir de las fuentes primarias, especialmente de lo que nos ha trasmitido Platón, Teopompo, Diodoro Sículo y Proclo, que son los que han aportado los pasajes más amplios. Y de tales fuentes, sólo sabemos que fue una civilización que alcanzó un notable poder, aunque no muy diferente del que tenían otras grandes civilizaciones o ciudades estados de la Edad del Bronce, cuya principal característica –a nivel tecnológico- sería la construcción de canales y acueductos y un peculiar diseño urbanístico que consistía en excavar varios fosos circulares concéntricos alrededor de una colina que al inundar tales fosos de agua, quedaría como una pequeña isla central, mientras que los espacio de tierra inter-fosos, quedaban como anillos de tierra sobre los que también se edificaba. 

¿Que nos puedes decir sobre las fotografías por satélite capturadas en 2003 en las marismas del Parque Nacional de Doñana?

Este asunto aún me trae malos recuerdos. Los comenté  y publiqué en un importante foro de habla inglesa (Atlantisrisign.com), a finales del 2002, y uno de los contertulios, un joven alemán, estudiante de física y química, los difundió después por medio mundo como si fuera un hallazgo de un amigo suyo y de él mismo. Y a partir de ahí, hasta hoy esa es la versión que ha predominado. A pesar de que en el 2004 fue descubierto por varios periodistas del ABC y se le obligó a rectificar en su blog y en la misa revista científica donde había publicado sin mencionarme antes. Todo esto no sirvió de nada. En el 2011 National Geographic estrenó un documental con mucha información que me solicitaron en el 2009, pero después se me dejó fuera de todo, no me reconocieron ni en el más pequeño de los agradecimientos, y el único que salió en el documental paseando en Doñana fue el citado alemán, al que trajeron sólo para filmarle unos pocos segundos, y darle a él todos los méritos.

Menciona algunas de las características de la mujer de Atlantis como “Clito” la primera mujer hija de Evenor y esposa de Poseidón.

Aunque no tenemos una descripción clara de cómo sería Clito, tras analizar las poblaciones que debieron formar parte del grupo étnico dominante en Atlantis, he llegado a la conclusión de que la mujer Atlante sería de piel clara (aunque no demasiado blanca) y con pelo negro o castaño y ojos marrones o marrón oscuro casi negros. No muy diferente de las actuales mujeres andaluzas, portuguesas, bereberes de Marruecos, del pueblo Amazigh, y también como la mayoría de las mujeres canarias de origen guanche del tipo moreno o libio-bereber. Mujeres de estatura media y con facciones muy bien proporcionadas, donde ni el rostro ni la nariz ni los labios son demasiado gruesos ni demasiado finos, todo en una justa proporción media.

¿Cuál es tu aporte a la sociedad con tus descubrimientos?

Supongo que el mismo tipo de aporte que produce todo descubrimiento sobre historia antigua. Se trata de ciertos valores de información y conocimientos que para muchas personas son importantes en cuanto a que permite vincularles con su pasado histórico y en ocasiones hasta con sus propias raíces culturales, tradiciones y orígenes étnicos. Partiendo de lo que he podido hallar en el estudio de todas las fuentes escritas en varias lenguas antiguas donde claramente vemos una referencia a la Atlántida o una civilización atlántica, puede decirse que hoy en día millones de personas que descienden –bien por línea materna o paterna- de las poblaciones que vivieron durante el Calcolítico y la Edad del Bronce en casi toda Iberia, Marruecos, en las islas de Irlanda, Escocia e Inglaterra, y en las Canarias, y muy probablemente también en Madeira y las Azores, son descendientes de los mismos Atlantes.

¿Cuál es la sensación más profunda que te causa el estar cerca del océano? ¿Seguridad? ¿Miedo? ¿Satisfacción?¿Misterio?

Misterio

Tienes en mente escribir otro libro sobre el tema expuesto? ¿Proyectos nuevos?

Sí, por supuesto. Desde agosto de 2012 he publicado ya los dos tomos de un epítome que resume seis volúmenes de la serie de Atlantología Histórico-Científica; todos con una extensión media de unas seiscientas páginas, y bien ilustrados por la premiada y reconocida artista visual bonarense, Monik Perz. Por tanto, continúo en la labor de edición de esta serie que pretende ser como una pequeña enciclopedia sobre la Atlántida, pero sólo aquella que las fuentes primarias, tanto escritas como arqueológicas, puede soportar; no sobre otras Atlántidas inventadas, imaginadas o ficticias. Entre media, también estoy en otros proyectos colaterales como lo que será la primera gran edición de textos antiguos sobre la historia de la Atlántida, profusamente ilustrada –hasta en detalles- con los excelentes dibujos de la destacada restauradora y artista visual argentina Ivana Quinteros. Un proyecto especialmente pensado para un público infantil y juvenil. En cualquier caso, apto para todas las edades.

¿Qué críticas has recibido y cómo las tomas?

En realidad, no conozco que se hayan emitido o publicado críticas reales, es decir, realizadas por verdaderos expertos reconocidos como autoridades en las materias y disciplinas que yo aplico en mis investigaciones como la paleografía y lexicología griega, latina, egipcia, fenicia, etc., o filosofía clásica. Las únicas críticas –que más que críticas, son ataques personales “ad hominem”- provienen de personajes anónimos de varios foros de Internet o redes sociales cuyos niveles de conocimientos no permite considerarles ni siquiera como amateurs con conocimientos o formación suficiente en tales materias. En líneas generales, mis investigaciones, descubrimientos y propuestas, disgustan bastante, tanto a escépticos fundamentalistas como a esoteristas y estudiosos de los misterios. No suelo caer bien ni a los unos ni a los otros. Digamos que estoy solo, en medio de un campo de batalla, recibiendo los disparos de un bando y del otro, ya que la mayoría de mis descubrimientos no complacen a ninguna de las dos posiciones opuestas y encontradas, en lo referente a la Atlántida, y que son, la visión de los llamados atlantistas o partidarios de la existencia histórica y real de la Atlántida y la de los escépticos –por lo general bastante fundamentalistas- que niegan cualquier historicidad y posibilidad de existencia real a la Atlántida, y que sostienen no fue más que una mera invención de Platón. En fin, cuando las críticas son hechas con verdadero conocimiento, con seriedad, rigor, y sobre todo con ética, con respeto, me las tomo bien, pero no cuando se hacen desde la ignorancia, el fundamentalismo, y la falta de respeto y de ética. En estos casos, que por desgracia son siempre la mayoría, la verdad es que lo paso mal. No las soporto. Como siempre digo: la verdad no se impone, se demuestra, y nunca mediante el argumento de la fuerza, sino mediante la fuerza del argumento.

¿El océano guarda otros misterios para ti?

Por supuesto. Muchísimos misterios. No debemos olvidar que las tres partes del planeta -que erróneamente llamamos Tierra, cuando debería llamarse Agua- la ocupa el agua del mar, y que sus profundidades y llanuras abisales permanecen inexploradas en su mayor parte. Prácticamente ya sabemos más de la Luna, de Marte y de otros lugares del espacio cósmico, que de nuestros océanos. Estoy seguro que el océano no solo es la tumba de numerosos barcos hundidos de casi todas las épocas, sino también de muchas ciudades que se hundirían por diversas causas en tiempos muy antiguos y en varios lugares del mundo.

Brevemente…

Colega a quien admiras: 

Si como colega debo entender a otro atlantólogo, o sea, otro investigador que actualmente se dedique a estudiar sobre la Atlántida, todavía no he conocido a ninguno que merezca mi admiración, puesto que todos los que he conocido –hasta la fecha- han manipulado y tergiversado, y hasta han falseado las antiguas fuentes escritas, cuando no se las han saltado sin mas, como si no existieran, cuando estas no les convienen a sus “teorías”. Ahora bien, en cuanto a mis predecesores, los pioneros de la Atlantología que considero histórico-científica, mi mayor admiración recae en dos: Juan Fernández Amador y de los Ríos y su padre Francisco Fernández González, ambos historiadores españoles de entre finales del siglo XIX y principios del XX, quienes llevaron a cabo el mayor estudio con enfoque histórico y científico sobre la Atlántida, jamás antes realizado, y que hasta la fecha, sólo comienza a ser superado por las publicaciones de mi serie de Atlantología Histórico-Científica, cuya cantidad y calidad de datos –en cuanto al rigor y precisión- supera sus obras en la equivalencia de lo que serían cuatro o cinco volúmenes más.

Creencia / religión:

Honestamente, no me considero un hombre religioso. No estoy lo suficientemente evolucionado para ser un verdadero creyente. Pero intuyo que la explicación más racional para el origen del Universo y de todo lo que observamos, terminará siendo -paradójicamente- la más irracional de todas, o sea, la existencia de un ser divino, eterno, siempre existente, que como una diminuta e invisible partícula de energía se halla presente en todas las formas conocidas y aún por conocer.

Dificultad en tu trabajo: 

Poder explorar los fondos marinos.

Profundidad: 

Penetrar en los antiguos misterios del pensamiento humano a través de los antiguos escritos mágico-religiosos, y las tradiciones, leyendas y mitos.

Sentido de la vida: 

Vivir es el único sentido natural de la vida, como en las plantas y el resto de los animales. Pero en el plano humano, donde nos preguntamos por el sentido de la vida, caben todos los sentidos y todas las respuestas, y ningún sentido de la vida es él único, ni es superior a los demás.

Sociedad actual versus antiguas civilizaciones: 

Aunque me apasiona el estudio de las antiguas civilizaciones, creo en el progreso –en líneas generales- y prefiero la sociedad actual, aún con todas sus imperfecciones, y creo que en un futuro las habrán bastante mejores. El pasado suele sobrevalorarse como un tiempo mejor, idílico. Pero en la mayoría de los casos –salvo muy contadas excepciones- más bien era todo lo contrario: sociedades donde las personas tenían una esperanza de vida muy corta, siendo víctimas de muchas enfermedades, del oscurantismo, la ignorancia, y de todo tipo de padecimientos por abusos de poder, tiranías y continuas guerras.

Amor: 

Fidelidad y Sacrificio.

Tormenta

Poder y furia de los dioses.

ANEXUS II

Enlace a la versión de la entrevista publicada en el Blog de la revista BG Magazine donde sí se ha publicado una de mis fotos y la ilustración de la metrópolis de Atlantis de Monik Perz, tras mi protesta por escrito, ya que antes inicialmente no aparecía ni siquiera en esta versión digital. Aunque a pesar de mi protestas, aún no han corregido mi nombre y sigue apareciendo Georgeous Diaz (sin acento en la i), en vez de Georgeos Díaz-Montexano.

ANEXUS III

Enlace a la entrevista escaneada y digitalizada en PDF de la revista impresa: https://georgeosdiazmontexano.files.wordpress.com/2013/05/atlantis-1.pdf

ANEXUS IV

Imágenes enviadas originalmente en alta resolución (Versión optimizada para web):

Georgeos Díaz-Montexano - 04b

Georgeos Díaz-Montexano - 03b

Platón - Monik Perz-b

Metrópolis de Atlantis - Monik Perz-2

PROLOGO DEL AUTOR e INTRODUCCIÓN de ATLANTIS. TARTESSOS. Aegyptius Codex. Clavis. Epítome de la Atlántida Histórico-Científica


PROLOGO DEL AUTOR e INTRODUCCIÓN de ATLANTIS. TARTESSOS.  Aegyptius Codex. Clavis. Epítome de la Atlántida Histórico-Científica
de Georgeos Díaz-montexano, el El Viernes, 24 de agosto de 2012 a la(s) 4:01 ·
¿CÓMO ADQUIRIR EL LIBRO?

  1. Libros Impresos (B/N y Color) en BuscandolaAtlantida.com:http://www.BuscandolaAtlantida.com (Nota: es la opción más económica y rápida para libros impresos, usándose la tarifa más barata de gastos de envío).
  2. En tu LIBRERÍA FAVORITA: sólo tienes que darles los nº de ISBN del libro y que son los siguientes: ISBN-10: 1-4610-1958-3 / ISBN-13: 978-1-4610-1958-9. Puedes incluso facilitarle estos enlaces:http://www.gettextbooks.com/search/?isbn=ISBN-13%3A+978-1-4610-1958-9 (GetTextbooks.com para que te encuentre el mejor precio). Y este otro también:http://isbndb.com/d/book/atlantis_tartessos_aegyptius_codex_clavis_epitome_de_la_atla.html.

PRÓLOGO DEL AUTOR

“…El que Emprende hacer Evidencia de la Verdad, Escriviendo la Verdad, no podrá Persuadir à que lo Es, Mientras Reside en los Ánimos de los Oyentes, ò Leyentes, aquella Opinión Falsa, que Persiste à la Raçon de la Verdadera…”

(José Pellicer de Ossau y Tovar, 1673)

Con estas palabras del ilustre y erudito español José Pellicer[1] hemos querido comenzar esta obra porque, ciertamente, hay que despojar a la mentira de sus falsas vestiduras hasta que aflore la verdad desnuda, incluso aunque su desnudez nos cauce cierta vergüenza. Suele decirse que “la verdad sólo tiene un camino”, sin embargo, la gran mayoría se empeña en transitar otros caminos… Si todo apunta hacia una única dirección, ¿por qué mirar entonces hacia otro lado?… Platón afirma en sus diálogos del Timeo y el Critias que la isla y península de Atlantis o Atlántida estaba ubicada justamente delante de las Columnas de Hércules -actual estrecho de Gibraltar- en el piélago o golfo Atlántico, y que un cabo, punta o extremidad de la misma llegaba hasta las propias Columnas de Hércules, situada en la región que recibía el nombre de Gadeira. Si esta región de Gadeira (Cádiz), el golfo o mar Atlántico y las propias Columnas de Hércules (Estrecho de Gibraltar) eran sitios reales, ¿por qué no ha de serlo también la isla-península Atlántica conocida como Atlantis?

De sobra es conocido, que la opinión académica generalizada sobre esta narración dePlatón es que se trata de una mera leyenda, un mito sin carácter histórico alguno, o una utopía inventada por Platón para justificar sus ideas políticas planteadas en la República. Bastaría con echar un vistazo a cualquier enciclopedia o libro de texto sobre historia antigua. Sin embargo, se trata de un concepto erróneo, al menos parcialmente. Las investigaciones que vengo realizando, desde hace más de quince años, confirman un considerable nivel de historicidad -hasta en los detalles más específicos- existente en el relato de la Atlántida de Platón; algo que viene planteándose y defendiéndose desde la antigüedad misma. La mayoría de los elementos descritos se corresponden con una realidad histórica, arqueológica, geográfica, geológica y sismológica, en un nivel más que suficiente para refutar el viejo paradigma que impone la visión de la narración de laAtlántida de Platón como un simple mito filosófico, político o moral. En este sentido, nuestras investigaciones han conseguido falsear esta antigua hipótesis (casi convertida en dogma), lamentablemente aún vigente en la mayoría de los círculos académicos.

La historiografía académica sobre la Atlántida no ha ido nunca más allá de un mero ensayo de opiniones y especulaciones subjetivas basadas en la supuesta intencionalidad de Platón de inventarse un mito pseudo-histórico para poder sustentar así su teoría política. Partiendo de esta idea preconcebida la mayoría de los historiadores y filósofos que se han ocupado de los escritos de Platón han realizado estudios comparativos entre los textos del Timeo, el Critias y la República para poder argumentar esta hipótesis, pero nadie ha demostrado aún con verdaderos datos sólidos y objetivos la hipótesis del “mito” o “utopía”. Nadie ha demostrado aún que Platón mintiera cuando al referirse a la narración sobre la Atlántida afirmara que se trataba de una historia verdadera, de un “ALHQINON LOGON”. Las opiniones, especulaciones o hipótesis subjetivas (por no basarse en datos o pruebas físicas) de tantos académicos, pasaron –lamentablemente- a convertirse con el paso del tiempo en un dogma casi inamovible, en un nuevo paradigma, aunque sin duda pseudo-histórico. Porque –insisto- este paradigma o dogma no ha sido construido sobre una base científica, es decir, sobre datos, hechos o pruebas verificables, sino sobre simples comparaciones subjetivas basadas en meras opiniones personales, consideraciones y valoraciones pseudo-psicológicas -realizadas a gran distancia temporal- sobre la supuesta personalidad de Platón y también supuestas intenciones; “valoraciones analíticas” que, en el fondo, no son más que especulaciones infundamentadas, y en muchas ocasiones hasta ridículas, puesto que ninguno de los autores modernos que ha escrito sobre Platón puede presumir de haberle conocido en persona, ni la opinión de un discípulo como, por ejemplo, Aristóteles -tan recurrida por los detractores de la Atlántiday de Platón puede constituir bajo ningún concepto un dato objetivo. Es bien conocida la actitud verdaderamente opositora y crítica (por no decir envidiosa[2]) que mantuvo este contra su Maestro Platón; pero sobre todo -y esto es lo más importante- porque esa célebre opinión de Aristóteles contra la Atlántida de Platón, tan divulgada por los escépticos y detractores de la posible historicidad de la Atlántida ¡jamás ha existido! No es más que una de las tantas falsedades históricas que, desgraciadamente, aún persisten incluso entre los especialistas del mundo académico, tal y como demostraremos de manera suficiente en esta misma obra.

La mayoría de los autores de la antigüedad sintieron un profundo respeto por Platón, a quien se le tenía en muy alta estima, y hasta era usado como referente de opinión verdadera y sabia. Fueron bastante más los autores que manifestaron una opinión favorable hacia la veracidad de la historia de la isla Atlantis o Atlántida de Platón que los que se pronunciaron en contra. Sin embargo, esa no es la idea que malintencionadamente se nos ha trasmitido a las últimas generaciones. Antes de empezar este estudio yo estaba convencido -como la inmensa mayoría de los que estudiamos la historia desde el máximo rigor posible- de que se trataba de un simple “mito” inventado por Platón para así justificar sus ideas políticas y filosóficas, o sea, la tesis oficial académica aún vigente. Estaba convencido también de que el relato sobre la Atlántida de Platónno alcanzó nunca credibilidad suficiente entre la mayoría de los autores antiguos, ni siquiera entre sus discípulos más allegados, como por ejemplo Aristóteles (el más usado por los detractores de la Atlántida), porque esto fue justo lo que nos habíamos llegado a creer tras la lectura de todos los libros académicos de texto y demás apuntes enciclopédicos que había consultado hasta hace apenas unos quince años, pero poco después terminé descubriendo que esto no era del todo cierto. En realidad –intencionadamente o no- los textos de Platón, Timeo y Critias fueron malinterpretados y hasta traducidos erróneamente en algunos pasajes que son verdaderamente fundamentales para un correcto entendimiento de lo que ese gran maestro del pensamiento racional de la Atenas de los siglos V-IV A.C. nos quiso realmente trasmitir. Por desgracia -y mayor vergüenza para la ciencia- hasta se ha llegado a la manipulación y falsificación de datos, y como es de rigor, cada caso será mostrado en esta serie de Atlantología Histórico-Científica con la mayor aportación posible de evidencias y pruebas objetivas, ya que existen verdaderos errores que por causas diversas se han ido estableciendo, algunos como “datos verídicos” y otros incluso como “hechos”, pero antes de llegar a un ‘statu quo’ hagamos una breve introducción a la Atlantología como tal.

Desde la célebre obra “Atlantis, the Antediluvian World” de Ignatius Donnelly[3] (1882) se abrió un campo nuevo en los estudios sobre la Atlántida, la llamada atlantología. Lamentablemente, esta mal llamada “especialidad histórica” no ha llegado a ser, en líneas generales, una disciplina o especialidad científica como se ha pretendido, todo lo contrario, no ha ido más allá de ser una pasarela por la que han desfilado –en la mayoría de los casos- las hipótesis más absurdas y pseudocientíficas que se han conocido en materia de historia antigua y arqueología; hasta el punto de que el erudito y filósofo alemán Franz Susemihl, ya en 1856 llegara a acuñar una frase que bien podría engrosar la lista de “frases célebres” de la historia. Dijo Susemihl: “Una lista de las excesivas declaraciones sobre la Atlántida sería un documento absolutamente bueno para el estudio de la estupidez humana”. Ciertamente, la atlantología conocida hasta hoy no ha sido ni siquiera una disciplina, porque ha carecido de argumentaciones y principios metodológicos correcta o adecuadamente unificados. La atlantología ha estado más inundada de fantaciencia que de ciencia, y si bien muchos científicos académicos han cometido serios errores (y hasta manipulaciones) que han contribuido a cimentar el dogma sobre el carácter “mítico” y “ficticio” de la historia de Platón sobre la Atlántida, la inmensa mayoría de los llamados atlantólogos han contribuido por su parte a la implantación de graves errores, fantasías y falsedades que han dañado seriamente todo lo relacionado con la Atlántida; hasta el punto de que aún hoy en día entre los principales círculos académicos y científicos, hablar o debatir sobre la Atlántida continúa siendo visto como una falta de rigor científico, y hasta de cordura, en los casos más extremos. De hecho, no muchos son los reputados académicos que se han atrevido a enfrentar el estudio de la Atlántida desde una visión histórica o arqueológica, cuando la inmensa mayoría prácticamente se ha dedicado a reiterar una y otra vez los mismos argumentos sobre su condición de relato mitológico, o mera invención ilustrativa con fines filosóficos, siempre en contra de una posible interpretación antropológica histórico-arqueológica.

A modo de adelanto, paso a enumerar algunos de los más conocidos errores, falsedades y falacias -aún vigentes- que a la vez servirán como guía de esta “opera prima” sobre laatlantología científico-histórica y que iremos desarrollando de manera profunda en las posteriores entregas.

  1. El concepto falaz de que la Atlántida era una super-civilización super-tecnológica que dominaba las energías de los cristales y hasta los aparatos voladores, entre otras falsedades similares y demás invenciones sin fundamento como que en laAtlántida existían pirámides o que sus orígenes se remontan a cientos de miles de años.
  2. El concepto erróneo de que la Atlántida era un gran continente cuando en realidad era una NHSOS, es decir, una isla o península, según los valores semánticos conocidos de esta palabra en la antigua lengua griega, y que no señalaban precisamente -en los tiempos anteriores a Platón y a Heródoto- a una mera isla. En cualquier caso Atlantis sería una ‘tierra insular’, pero nunca un continente o terra firma.
  3. El concepto erróneo de que la Atlántida se hallaba “más allá” (en el sentido de lejanía) de las Columnas de Hércules, y en el medio del Océano atlántico, cuandoPlatón no utiliza jamás ninguna preposición o expresión que se pueda traducir como “más allá”, o “lejos de” y ni siquiera menciona la palabra griega OKEANOS (Océano). Platón dice de manera muy clara que la Atlántida se hallaba ubicada en el “Piélago del Atlántico” (ATLANTIKOU PELAGOUS), o sea, en el mar que justo comienza en el Golfo de Cádiz, ‘ante/delante’ (PRO) y casi en la ‘boca’ (STOMATOS) o ‘desembocadura’ conocida (en los tiempos de Solón y Platón) como las “Columnas de Hércules” (HRAKLEOUS STHLAS). Así como que una extremidad, punta o cabo (AKRAS) de la Isla-Península (NHSOS) Atlántida, se extendía desde la región de Gadeira (Cádiz) y con el mismo nombre, hasta las Columnas de Hércules (Gibraltar), mientras que otra región o provincia de las diez en que fue dividida toda la tierra insular Atlántida sería la del reino de Elasippos (¿acaso la misma Olisippos, Lisboa?), y otro reino de la misma Atlántida sería el de Diaprepes, nombre con el que “casualmente” también fueron conocidas en la antigüedad el conjunto de las célebres Islas Afortunadas, o Islas Bendecidas (Canarias y Madeira). Estos puntos geográficos, claramente identificados desde la antigüedad, demuestran que la (NHSOS) ‘isla-península’ o ‘tierra insular’ de Atlantis solo podía hallarse muy cerca de la boca de las Columnas de Hércules, en el vestíbulo del Golfo Atlántico o de Cádiz, entre las regiones de Gadeira (Cádiz), Elasippo (¿Lisboa?) y el Atlas (Marruecos, o incluso Andalucía misma como veremos después), y las islas de Canarias y Madeira. En todo momento se ubica tanto a la NHSOS (o al menos su comienzo) como al archipiélago de islas Atlánticas en el “Piélago del Atlántico”, que es lo mismo que decir en el ‘Golfo’, “Brazo de mar”, ‘Canal’ o “Estrecho de Mar” de las Columnas de Hércules (Gibraltar) como lo demuestra la sustitución de la palabra griega “PELAGOS” escrita en los códices griegos del TIMAIOS por la latina FRETUM en algunas de las traducciones e interpretaciones latinas realizadas ya desde la propia antigüedad como la del medioplatónico -y posible autor hispano o residente en Hispania- Calcidio, realizada entre los siglos III y IV A.D.[4]
  4. El concepto erróneo de que la Atlántida era una isla “mayor que Libia y Asia juntas o reunidas”, cuando los textos originales solo dicen que la Atlántida había sido la NHSOS MEIZWN, es decir, “la isla mayor”, o “la isla más grandiosa, o más poderosa” que “conjuntamente/al mismo tiempo” (AMA) era de Libia, y de Asia. Es decir que la Atlántida era la “isla mayor” (o la “más poderosa” de todas las islas del piélago del Atlántico) que al mismo tiempo era parte de Libia y parte de Asia, muy probablemente por concebirla los antiguos egipcios, Solón o Platón mismo, situada junto a las costas de Libia -comenzando ante la boca misma de las Columnas de Hércules- y extendida hasta tocar las costas e islas del otro lado, es decir, del Asia, puesto que ya para entonces cuando Solón visita Egipto (siglo VI A.C.) los antiguos pensadores griegos -y muy probablemente los sacerdotes egipcios también- consideraban la tierra como una esfera o globo, y obviamente desconocían la existencia del supercontinente de América situado en el medio entre la costas de Asia y Libia. Así es cómo vemos al célebre Aristóteles, quien sin duda hereda en gran medida la visión geográfica de su maestro Platón, sosteniendo que viajando más allá de las Columnas de Hércules, siempre en dirección hacia el Occidente, se llegaría a las costas de la India[5], o sea, a las extremidades orientales de Asia, y en pocos días, lo que sugiere que la extensión de Atlantis, longitudinalmente, en los tiempos de Platón -y con toda probabilidad mucho antes- no se entendería como algo demasiado grande, invalidándose así la imposible interpretación –inexplicablemente aún vigente- de que la isla Atlantis haya sido “más grande que toda la Libia y el Asia juntas”, lo que absurdamente significaría que en vez de una isla sería entonces un gigantesco supercontinente. Pero es obvio que no podía caber tal megacontinente en un espacio marítimo que podía ser recorrido en pocos días de navegación, ni que Solón y Platón hubieran llamado todo el tiempo NHSOS a un continente, encima tan gigantesco que sería superior en tamaño a dos continentes juntos como Libia y Asia (por muy pequeña que se entendiera entonces esta Asia) y que sin embargo ni una sola vez se use la voz correcta para ello, o sea, HPEIROS, ‘continente, tierra firme’. En cualquier caso, el texto solamente nos habla de una NHSOS (isla/península, o tierra insular) ‘mayor’, o ‘más grandiosa’ (ya sea en poder o en tamaño) que tenía su comienzo en un punto muy próximo a la boca atlántica de las Columnas de Hércules, que era parte de Libia y de Asia al mismo tiempo, y que, además, tenía una provincia llamada Gadeira (Cádiz), o sea, que Cádiz se tenía en la época en que Solón visita Egipto como un resto que había quedado de la gran ATLANTIKH NHSOS o “isla Atlántica”. Y estas claras y únicas palabras escritas en el Timeo y el Critias de Platón –más allá de cualquier duda razonable posible- en cuanto a la ubicación correcta de la isla Atlantis, únicamente apuntan a una sola dirección en el espacio geográfico: la que ocuparía en el Atlántico, desde su inicio en el Golfo de Cádiz, entre las costas de Iberia y Marruecos, hasta las Canarias y hasta las Madeira como puntos más lejanos posibles.
  5. El concepto falaz de que la Atlántida fue la cuna de la civilización egipcia cuandoPlatón ni otro autor de la antigüedad dice nada al respecto. De hecho, no existe una sola prueba o evidencia -ni siquiera un leve indicio- que permita seguir sosteniendo esta especulación, absolutamente infundamentada. La único que hemos hallado en las fuentes clásicas (desconocido hasta el presente por los atlantólogos y quienes sostiene esta falsedad) es cierta tradición clásica sobre el origen Atlante (como descendiente de Atlas) de un par legendarios reyes egipcios, pero en ningún caso de toda la civilización egipcia[6].
  6. El concepto erróneo de que la Atlántida entera se hundió bajo el mar por causa de una erupción volcánica cuando en el relato de Platón tampoco se dice nada al respecto -ni siquiera parecido- ni en ningún otro autor o fuente ajena a Platón. Mientras que las descripciones ofrecidas en el Timeo y en el Critias, solamente coinciden con el típico proceso catastrófico de naturaleza sísmica conocido comotsunami, tal y como venimos defendiendo desde hace más de quince años.
  7. El concepto erróneo de que la historia o narración de la Atlántida de Platón es una recreación, ficción, mito o mera invención de Platón para así sustentar su teoría política desarrollada en “la República”, y, por consiguiente, un simple mito sin carácter, condición o cualidad histórica alguna. Nuestros estudios muestran que no existe apenas relación entre el relato de la Atlántida y las descripciones de “la República” y “las Leyes”; y muestran también que existe un nivel de historicidad y verosimilitud en el relato de la Atlántida de Platón, que va bastante más allá de las simples coincidencias o meras utilizaciones intencionadas para la supuesta fabricación de un mito. La mayoría de los elementos descritos –principalmente los geográficos y toponímicos- pertenecen o se corresponden en gran medida con una realidad histórica, geográfica, geológica, sismológica y en una medida nada despreciable hasta con cierta realidad arqueológica, tal y como adelantaremos –parcialmente- en este mismo compendium. Sólo queda pendiente la demostración científica última o definitiva -mediante pruebas físicas- de la existencia de una ciudad cuyas características y diseño urbanístico-arquitectónico sean lo suficientemente similares a la descrita por Platón para que al menos puedan ser entendidas como una solución al enigma de Atlantis de una manera similar al caso de Troya. No obstante, valga adelantar que en realidad ya estamos consiguiendo –por primera vez en la historia de la Atlantología- algunas evidencias científicas verdaderamente reveladoras que podrían aportar nuevos elementos y algo de luz en estas tinieblas que durante muchos siglos (quizás demasiados ya) han estado nublando la razón de muchos estudiosos.

Por estas razones (apenas esbozadas) y muchísimas más que de momento dejamos en el tintero, es que denunciamos que el seguir divulgando falsas hipótesis sobre otras absurdas localizaciones de la Atlántida en Indonesia, el Caribe, Cuba, México, los Andes, las Islas Británicas, Creta, Santorini, Chipre, Israel, etc., es un verdadero atentado contra la verdad histórica y la honestidad intelectual y científica. Dichas hipótesis, o más bienespeculaciones (la mayoría pseudocientíficas) intentan re-ubicar -ad absurdum- laisla/península o tierra insular Atlantis hasta en los lugares más recónditos y apartados de la única situación geográfica claramente descrita por Platón, y por todos los autores antiguos que de alguna manera hicieron mención de esta civilización atlántica, y que sin duda es en el piélago o mar Atlántico, entre las costas de Iberia y Marruecos y las costas de las islas Atlánticas como Madeiras y Canarias como puntos más lejanos posibles en cuanto a la extensión de la isla Atlantis, la cual -sin ninguna duda- comenzaba ante la boca atlántica del estrecho de Gibraltar (PRO TOU STOMATOS).

Para concluir este extenso pero necesario prólogo de autor me gustaría recordar al lector que esta obra es tan sólo un epítome, es decir, un compendium, un mero resumen muy apretado en pocas páginas de los varios millares ya que ocupa la serie de “Atlantología Histórico-Científica”, actualmente en proceso editorial, que hasta la fecha consta de unos tres volúmenes, y que en su casi totalidad ha sido desarrollada –fundamentalmente- sobre la base de un estudio profundo y detallado de los códices y manuscritos más antiguos conocidos de los diálogos de Platón, Timeo y Critias, y demás fuentes primarias y secundarias relacionadas (tanto Platónicas como no Platónicas) con la Atlántida, el Atlántico, pueblos conocidos como Atlantes o Atlánticos, Tartessos, Gadeira e Iberia, entre otros. Principalmente a través de los textos escritos en griego, latín, hebreo, árabe y egipcio, entre otras antiguas lenguas, en menor medida.

Se han analizado las principales traducciones, desde las más vulgares hasta las más académicas, y se ha discutido ampliamente sobre las malas o defectuosas interpretaciones y errores de traducción y de omisión entre otros, o de una excesiva e injustificadaenmendatio realizada por copistas medievales en su mayoría que, lamentablemente, aún persisten en pasajes muy importantes y reveladores.

Gran parte de estas discusiones se han llevado a cabo en reuniones científicas, tertulias, conferencias universitarias (en Barcelona y Madrid), y de acuerdo a los tiempos en que vivimos, por supuesto también en varias Listas de Correos y Foros muy conocidos de Internet, y de alcance internacional[7]. En todo momento, siempre teniendo a la mano los más autorizados y actualizados libros especializados de consulta como son los lexicones y diccionarios y tratados de gramática de las lenguas antiguas objeto de discusión.

Se ha intentado en la mayor medida posible evitar las especulaciones sin fundamento y lashipótesis basadas sólo en la mera probabilidad, otorgando mayor peso y presencia –como es de rigor y de acuerdo a la naturaleza de esta investigación- a las evidenciasdocumentalesfísicas, y arqueo-históricas, en la máxima expresión semántica y etimológica de ambos términos[8].

Por consiguiente, esta es una obra mayoritariamente fundamentada sobre evidencias objetivas, es decir, sobre datos, no sobre meras especulacionessuposiciones oposibilidades, las cuales –insistimos- serán evitadas siempre en la mayor medida posible. Se presentarán las citas de las fuentes, tal y como se conocen -según diversas ediciones de los códices y MS- y sobre estas el autor expondrá consideraciones varias, que en la mayoría de los casos versarán sobre cuestiones meramente técnicas, ya sean de índole paleográfica, lexicográfica, etimológica, o filológicas en general, crítica textual interpretativa o meramente exegéticas, siendo esto último -nuestra exégesis- quizá lo menos útil para el estudioso experto, pero muy probablemente lo más interesante para la mayoría de los lectores no especializados en estas disciplinas filológicas.

Así pues, este libro se sustenta en evidencias que difícilmente podrían ser explicadas de una manera distinta a las propuestas por el autor como no sea aportándose nuevas pruebas de mayor calidad científica, o en casos extremos, recurriéndose al argumento de la fuerza en vez de a la fuerza del argumento. Así pues, este libro (y todos los que componen el corpus de volúmenes que iremos editando en esta colección) se mostrará edificado unas veces sobre pruebas indiciarias, otras sobre evidencias y datos objetivos(evidencias arqueológicas y sismológicas, por ejemplo), y hasta en pruebas testimoniales indirectas como podríamos considerar, por ejemplo, los testimonios ofrecidos por autores próximos a Platón como el filósofo y escolarca de la primera Academia Platónica,Crantor de Soli, o incluso un autor contemporáneo como lo fue el más célebre matemático y astrónomo de la Grecia de su época, Eudoxo de Cnidos[9], de quien se dice haber sido amigo y colega del mismo Platón, e incluso escolarca temporal o provisional de la misma Academia, al parecer, durante el primer viaje de Platón a Sicilia.

INTRODUCCIÓN

Esta obra es un epítome (Del lat. epitŏme, y este del gr. ἐπιτομή), es decir, “un resumen o compendio de una obra extensa, que expone lo fundamental o más preciso de la materia tratada en ella”, tal y como se define en el Diccionario de la Lengua Española de la RAE (Real Academia Española). Tal obra extensa que este epítome resumirá como un compendio, exponiendo únicamente lo más fundamental o preciso, mediante una breve y sumaria exposición, es la serie -en cuatro volúmenes ya- de la “Atlantología Histórico-Científica”, aún en proceso de edición y que podría llegar abarcar hasta unos seis volúmenes.

En este epítome el lector hallará no sólo una breve y sumaria exposición de los cuatro volúmenes ya terminados (en proceso de edición), también dispondrá –a modo de adelanto- de concisos resúmenes de material fundamental que estará presente en los restantes volúmenes de la colección. Aclaramos pues que la mayor parte de la información que se podrá analizar en este epítome es sólo un resumen, en no pocos casos bastante abreviado, porque somos conscientes de que como bien decía el maestro Vicente Arcenegui en su Epítome de gramática castellana, “el arte de simplificar es el arte de enseñar”.

Advertido queda pues el lector de que toda la información completa, totalmente desarrollada y detallada sólo aparecerá publicada en su correspondiente volumen, por lo que si en algún momento pareciere insuficiente la información sobre alguna de las evidencias o argumentos que en este epítome se exponen, no olvide el lector que lo que ahora tiene en sus manos es sólo un resumen y que muy probablemente aquello que eche en falta lo hallará después en la obra completa.

Para facilitar la lectura y comprensión de este epítome hemos preferido organizar la exposición de datos prefiriendo un orden cronológico natural más que temático; dejando así fuera de tal ordenación aquellos temas que por su particularidad o naturaleza entendemos deben ser expuestos como anexos o información complementaria.

Todo el conjunto de la obra la hemos dividido en dos bloques. El primer bloque engloba el estudio de lo que consideramos fuentes documentales escritas y pictóricas (primarias y secundarias) en la que las disciplinas y especialidades aplicadas provienen, fundamentalmente, de las Ciencias de Humanidades. Y el segundo bloque lo ocupa el análisis de las fuentes documentales científicas provenientes de las Ciencias Físicas, de disciplinas científicas modernas tales como la Arqueología, la Geología, y la Sismología, entre otras.

En cuanto a la exposición de las fuentes documentales escritas y pictóricas, en el primer bloque, y partiendo siempre de Platón como figura central para el estudio de la Atlantología, al ser –aún- la fuente principal (aunque no la única como quedará demostrado), hemos dividido la exposición de evidencias, fuentes y referencias en cuatro grupos:

Fuentes Preplatónicas (Anterior a Platón).

Fuentes Platónicas (Desde Platón hasta el fin de la tercera Academia neoplatónica).

Fuentes Postplatónicas (Posteriores a la última Academia).

Fuentes Extraplatónicas (De tradición no Platónica).

Tanto la exposición de Fuentes Preplatónicas como las Platónicas y las Postplatónicasocupan cada una un volumen, consecutivamente (I, II y III), mientras que las fuentes Extraplatónicas, al seguirse un criterio de ordenación cronológica, se hallan insertadas en las tres restantes, puesto que hallamos y proponemos fuentes para la Atlántida o los pueblos Atlantes en autores que no recurrieron a Platón como fuente, unos por ser anteriores a su época y otros, porque aún siendo posteriores -e incluso contemporáneos- no muestran evidencia alguna de haberse basado en los textos de Platón.

En aras de facilitar al lector la comprensión de la información no seguiremos en este epítome el orden cronológico de una manera tan estricta, pues una vez estudiadas las fuentes y después de no pocas charlas y tertulias hemos terminado llegando a la conclusión de que la mejor asimilación y comprensión de las fuentes que sobre laAtlántida y los pueblos Atlantes proponemos como Preplatónicas no se consiguen de manera correcta o completa sin antes haberse conocido bien las fuentes platónicas ypostplatónicas. Así pues, en este epítome el apartado sobre las fuentes preplatónicas será expuesto en tercera posición, después de las fuentes postplatónicas.

Para cada grupo o período temporal hemos seleccionado algunas de las fuentes menos conocidas y relevantes, pero no las más relevantes –aclaramos- ni sólo estas, también otras menos relevantes y hasta más conocidas, pero importantes dentro del engranaje de la tradición y más que necesarias para una mayor comprensión de este totum historicumque sobre la Historia de la Atlántida, pretendemos registrar.

En cuanto a las fuentes documentales sobre la civilización Tartessia la incluimos en la Atlantología Histórico-Científica no porque creamos que Tartessos y Atlantis son una misma cosa, sino porque aceptamos como innegable las similitudes de algunas de las características más significativas existentes en ambas civilizaciones, especialmente a nivel geográfico, ya expuestas de manifiesto primero por Francisco Fernández González y su hijo Juan Fernández Amador y de los Ríos entre finales del siglo XIX y principios del XX, y poco después por el alemán Adolf Schülten. Pero tales semejanzas sólo nos llevan, en última instancia, a la aceptación de que Tartessos pudiera hundir sus raíces culturales en la civilización Atlántica del Bronce –la que en su máximo esplendor creemos describe Platón– que sería, a su vez, la última expresión de una civilización principalmente Calcolítica como intentaremos exponer al lector.

[1] José Pellicer de Osau i Tovar era un erudito español del siglo XVII que dominaba el hebreo, el griego, el latín, el italiano y el francés, entre otras lenguas, y que tradujo varias obras clásicas, llegando a ser cronista real. Entre sus grandes méritos está el haber sido el primero en desarrollar una argumentación histórico-filológica para demostrar que laAtlántida de Platón era la propia península Ibérica.

[2] Al respecto, el erudito español Gregorio García del siglo XVII expuso -en defensa de la autoridad de Platón y criticando la actitud de Aristóteles-lo siguiente: “…Siendo esto asi, digo, como lo es, porqué no daremos credito à la Historia de la Isla Atlántica à que refierePlatón? À quien nada le falta para ser Hombre de autoridad, y gravedad, aunque màs la desautoriça su ingrato discípulo Aristóteles, con el testimonio que le levanto de las Ideas, que por tal lo tienen San Agustín, Séneca, Marsilio, Javello, y otros muchos Autores, los cuales defienden à Platón de esta calumnia, y testimonio de Aristóteles. Y asi lo que dicePlatón de las Ideas, lo interpretan de las que ai en la mente Divina. Lo qual es argumento del respeto que S. Agustín, y los demàs Autores referidos le tienen, pues tanto vuelven por él. Persuadiéndole más à que Aristóteles, de malicia, ò de envidia, ò por mejor decir, de ingratitud, le levanto aquel testimonio, que no à que dixese semejante disparate vn hombre docto, buen Filosofo, y mui recatado…” (“El origen de los Indios de el Nuevo Mundo e Indias occidentales”. LIBRO QVARTO. CAP. IX. De algunas dudas, i objecciones, que contra esto escriviò el P. Acosta. §. III. Donde se prueba ser Historia verdadera lo que dice Platón de la Islà Atlántica. 1607.)

[3] Ignatius Donnelly (1831-1901) Fue miembro del Congreso americano y alcanzó celebridad por sus teorías sobre la Atlántida como cuna de todas las antiguas civilizaciones, y por su teoría sobre quien fue el verdadero escritor que firmaba como Shakespeare. Nació en Philadelphia, Pennsylvania, estudió leyes y fue admitido como miembro del Congreso republicano de Minnesota entre 1863-1868, llegando a ser senador del estado entre 1874-1878. Su partido lo nominó en 1892 como candidato para vicepresidente de los Estados Unidos. Sus libros principales fueron “Atlantis, the Antediluvian World” (1882), en el cual procuró establecer que todas las civilizaciones antiguas conocidas fueron descendientes de esta civilización del neolítico tardío que el identificó con Atlantis o la Atlántida, y “Great Cryptogram”, obra en la que sostuvo una teoría, basada en ciertas claves que él “descubrió” en los trabajos de Shakespeare, las cuales indicarían que su autor verdadero era Francis Bacon. Murió en Minneapolis, Minnesota, y fue enterrado en el cementerio local de Calvary, St. Paul. [Basado en datos de la Enciclopedia Libre de Internet, Wikipedia. Edición inglesa.]

[4] Calcidio (siglo III-IV A.D.), filósofo cristiano Platónico que fue especialmente conocido durante la Edad Media -con posterioridad a su época- por su traducción comentada del Timeo de Platón, dedicada al obispo de Córdoba, Osio. La traducción latina comentada del Timeo de Calcidio fue la más utilizada por la intelectualidad europea occidental durante el Medievo y parte de la Edad Moderna como la herramienta más útil para el entendimiento de las profundas doctrinas de Platón vertidas en este diálogo. Su obra parece no haber tenido apenas repercusión en su época, sin embargo, poco después se convirtió en una de las más admiradas y estudiadas, a lo cual contribuyó el poco conocimiento del griego clásico por parte de Occidente durante los siglos posteriores a su época; algo similar a lo que se ha constatado con otras obras de la literatura clásica latina, que se convirtieron en importantes referentes al no conservarse los originales griegos. En cuanto a su origen, existen varias hipótesis; aunque en realidad, salvo la más antigua o tradicional, donde Calcidio aparece como archidiácono de Osio (presuntamente el mismo Obispo de Córdoba que junto a los sacerdotes romanos Vito y Vicente representaron al Papa en el célebre primer Concilium Ecumenicum de Nicea), hasta la fecha, no ha existido ninguna hipótesis con peso suficiente para ser considerada como oficial sobre la nacionalidad, origen o residencia de Calcidio. Se ha llegado hasta decir que quizás fuera de origen judío, o un diácono en la iglesia de Cartago, pero nadie ha mostrado verdaderos argumentos ni datos de ningún tipo. Los únicos documentos que existen sobre su persona y vida, son unas dudosas cartas privadas atribuidas a Calcidio, pero en especial la célebre traducción comentada de la primera parte del Timeo de Platón, donde queda manifiesto que está dedicada al tal Osio. Sin embargo, según nuestras investigaciones, todo parece indicar que la hipótesis tradicional -y la más antigua- defendida por Dillon de que era un discípulo de Osio sería la correcta, y como apoyo presenta un estudio igualmente léxico interno sobre ciertas intercalaciones que Calcidio introduce en su traducción y que además ofrecen pistas sobre su posible origen andaluz o hispano. El hecho de encargar una traducción al Latín del Timaios -en griego- de Platón a Calcidio, es un claro indicativo de que ese tal Osio (fuera quien fuera) tenía un gran interés por los detalles y asuntos que se contaban en el mismo. Podría pensarse que realmente no le interesaba la Atlántida sino solamente lo demás, sin embargo, Calcidio no hizo una traducción completa del Timeo sino solamente de la primera parte, lo que demuestra que solamente en esta primera parte estarían aquellos asuntos o temas que a Osio le interesaban, y que de alguna manera pensaría usar en sus estudios y doctrinas, y la historia de la Atlántida está precisamente en esta primera parte traducida por Calcidio.

[5] “La idea de un viaje entre Europa y Asia, atravesando el Atlántico, fue una hipótesis manejada ya por los sabios clásicos. Aristóteles, por ejemplo, escribió, después de demostrar la esfericidad de la Tierra, que se podía navegar de las Columnas de Hércules a las tierras del Extremo Oriente en pocos días. Y Séneca hizo alusión en repetidas ocasiones a dicha posibilidad. Por ejemplo, en Medea escribió unas líneas ciertamente proféticas: «Llegará el momento en que las cadenas del Océano caigan a un lado y un vasto continente sea revelado, en que un piloto descubra nuevos mundos y Tule deje de ser el último extremo de la Tierra». Y en la misma línea, también dejó escrito: «En realidad, ¿qué distancia hay entre las playas extremas de Hispania y las de la India? Poquísimos días de navegación, si sopla para la nave un viento propicio».” (Cristóbal Colón, por el Dr. Primitivo Pla Alberola, http://bib.cervantesvirtual.com/portal/colon/).

[6] Ver capítulo sobre referencias en las fuentes egipcias.

[7] Al respecto se pueden consultar los mensajes y discusiones publicados por el autor en los siguientes sitios: en español, “Lista y Foro de Atlantología Científica” [http://elistas.egrupos.net/lista/atlantologos]; en inglés, “Atlantis Rising” [http://www.atlantisrising.com] y “Graham Hancock Forum” [http://www.grahamhancock.com/phorum/search.php?f=1&search=Georgeos&globalsearch=1&match=1&date=0&fldauthor=0&fldsubject=1&fldbody=1&start=151]; en alemán “Atlantis-Forum” [http://www.atlantisforum.de], ya desaparecido hace unos años.

[8] El autor entiende como evidencia arqueológica (o arqueohistórica) cualquier objeto o elemento material, y cualquier dato documental, susceptible siempre de verificación por otros métodos científicos. Arqueología expresa -semántica y etimológicamente- el discurso o historia sobre lo antiguo o lo arcaico. Así pues, una evidencia arqueológica será siempre cualquiera que permita establecer una discusión -objetiva- sobre la antigüedad o los tiempos arcaicos, desde un simple trozo de papiro o una inscripción sobre una roca, hasta una vasija de cerámica y una columna.

[9] Ver capítulo correspondiente en esta misma obra.

————————-

Enlaces:

  1. Previsualización o avance que permite Amazon del Libro:http://www.amazon.com/gp/reader/B0091LW84A/ref=sib_dp_kd#reader-link
  2. En este enlace podrés ver que aparece en el tercer puesto de libros que tratan de Tartessos: http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss_1?url=search-alias%3Ddigital-text&field-keywords=tartessos
  3. En este otro enlace ocupando el puesto tercero para libros sobre Atlantis:http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss_2?url=search-alias%3Ddigital-text&field-keywords=atlantis+platon&rh=n%3A133140011%2Ck%3Aatlantis+platon&ajr=0
  4. Libros Impresos (B/N y Color) en BuscandolaAtlantida.com:http://www.BuscandolaAtlantida.com (Nota: es la opción más económica y rápida para libros impresos, usándose la tarifa más barata de gastos de envío).
  5. En tu LIBRERÍA FAVORITA: sólo tienes que darles los nº de ISBN del libro y que son los siguientes: ISBN-10: 1-4610-1958-3 / ISBN-13: 978-1-4610-1958-9. Puedes incluso facilitarle estos enlaces:http://www.gettextbooks.com/search/?isbn=ISBN-13%3A+978-1-4610-1958-9 (GetTextbooks.com para que te encuentre el mejor precio). Y este otro también:http://isbndb.com/d/book/atlantis_tartessos_aegyptius_codex_clavis_epitome_de_la_atla.html.

————————

GALERIA DE IMAGENES (Capturas aleatorias de pantalla de páginas del libro)

Enlaces:

  1. Libros Impresos (B/N y Color) en BuscandolaAtlantida.com:http://www.BuscandolaAtlantida.com (Nota: es la opción más económica y rápida para libros impresos, usándose la tarifa más barata de gastos de envío).
  2. En tu LIBRERÍA FAVORITA: sólo tienes que darles los nº de ISBN del libro y que son los siguientes: ISBN-10: 1-4610-1958-3 / ISBN-13: 978-1-4610-1958-9. Puedes incluso facilitarle estos enlaces:http://www.gettextbooks.com/search/?isbn=ISBN-13%3A+978-1-4610-1958-9 (GetTextbooks.com para que te encuentre el mejor precio). Y este otro también:http://isbndb.com/d/book/atlantis_tartessos_aegyptius_codex_clavis_epitome_de_la_atla.html.

Enlaces:

 

  1. Previsualización o avance que permite Amazon del Libro:http://www.amazon.com/gp/reader/B0091LW84A/ref=sib_dp_kd#reader-link

Compartir