Archivo de la etiqueta: Entrevistas escritas o periodísticas

FAQ sobre Atlantis – Preguntas más frecuentes sobre las investigaciones de Georgeos Díaz-Montexano


librogeorgeos02

FAQ sobre Atlantis

NOTA: Os dejo, debajo, un PDF con captura de un artículo reciente sobre la Atlántida, escrito por un articulista “escéptico” y aficionado a las ciencias, que afirma rotundamente que la historia sobre Atlantis es una mera ficción o novela inventada por Platón. Mi primer comentario fue permitido, era muy corto, y apenas me limitaba a recomendar la lectura de esta página sobre estos FAQ, pero el segundo, mucho más extenso, donde me vi obligado a responder y refutar, punto por punto, las falacias, falsedades varias y hasta errores graves de ignorancia que el “escéptico” articulista lanzó contra mi, no se permitió que saliera de modo público, y dudo mucho que se permita, teniendo en cuenta todos los insultos, descalificaciones y burlas que he recibido del mismo autor a través de mi bandeja de mensajes de facebook.

PDF con mi réplica: https://georgeosdiazmontexano.files.wordpress.com/2016/08/censura-de-argumentos-de-georgeos-sobre-atlantis.pdf

Preguntas más frecuentes -expuestas a modo de entrevista- sobre el atlantólogo y escritor, Georgeos Díaz-Montexano, Accepted Member of The Epigraphic Society, Presidente Emeritus de la Scientific Atlantology International Society (SAIS), Historical-Scientific Atlantology Advicer for National Geographic, Director de la Revista ARQUEOHISTORIA desde 1997, y sus investigaciones acerca de la Atlántida que ya cumplen más de veinte años.

-¿Cuánto tiempo lleva investigando sobre la Atlántida?

Mi interés comenzó realmente hacia los 14 años, pero todo fue de modo intermitente, algunos artículos y conferencias en Cuba, hasta la primavera de 1994, ya en España, fecha en la que realmente comencé con el proyecto de investigación, y desde entonces, hasta hoy, ya ha sido de manera intensa y continua, sin apenas descanso, publicando de modo gratuito centenares de artículos, impartiendo conferencias en varias asociaciones, instituciones y universidades (Complutense y Universidad de Barcelona), donde quiera que se me ha invitado y he podido asistir, y concediendo múltiples entrevistas radiales y algunas televisivas. Durante todo este tiempo también he publicado más de una treintena de libros, algunos muy densos y voluminosos, dirigidos a un público más especializado o académico, y otros más breves, como resúmenes de los anteriores, dirigido a un publico más general y menos especializado. Basta con escribir mi nombre en Amazon y se podrá ver un listado con la mayoría de los libros que llevo publicados hasta la fecha. También puede el culto lector visitar www.AtlantidaHistorica.com y usar el buscador interno o simplemente el directorio de archivos. Hay mucho material publicado.

-¿Cuál fue el motivo que despertó su interés en la Atlántida en las cercanías de Iberia?

El descubrimiento en varios lugares de la península ibérica –en petroglifos, pinturas rupestres y en vasijas de cerámica- de un símbolo que coincide casi exactamente con el mismo esquema o plan urbanístico de la metrópolis de Atlantis, el cual era circular concéntrico con un canal que unía el centro con el exterior de los círculos o anillos concéntricos, sobresaliendo a estos por un tramo como mínimo de la misma longitud que el existente entre el anillo exterior y el centro .

-¿Cuál cree que es el origen más probable de la historia sobre la Atlántida?

El origen más probable de la narración sobre la Atlántida parece haber sido una antigua tradición que conservaban los egipcios y otros pueblos del Mediterráneo de una antigua cultura floreciente que se desarrolló en una isla muy cercana a las costas de Iberia y Marruecos y que tuvo colonias o poblados importantes en las regiones cercanas, especialmente en la península ibérica, y fundamentalmente durante el Calcolítico y la Edad del Bronce.

-¿Qué fue la Atlántida?

Como ya he más que demostrado en mis más de veinte años dedicados a la investigación de la atlantología histórico-científica, la Atlántida fue descrita siempre como una cultura con un nivel de desarrollo similar a los de la época Calcolítica o Bronce pleno. Jamás fue descrita como una super-civilización con super-poderes tecnológicos de ninguna clase como lamentablemente muchos aún creen por tanta literatura de ficción histórica que ha venido inundando los medios desde finales del siglo XIX. Como tampoco es cierto que se hundió hace casi 12.000 años, pues eso no es lo que se dice en las fuentes primarias cuando las lees directamente desde los manuscritos y códices escritos en griego.

La fecha de 9.000 años no se da para el final de la Atlántida, o sea, para su destrucción, sino para el comienzo de la historia que se narra, la fecha de cuando los dioses se repartieron el mundo (tras la Titanomaquia) y entonces Atenas le correspondió en tal reparto a la diosa Atenea y a Hefesto y la isla Atlantis al dios Poseidón. Pero después se explica como generaciones tras generaciones, con el paso de mucho tiempo, de siglos, los atlantes fueron evolucionando y creciendo como imperio, hasta que en los tiempos finales decidieron invadir a otras naciones, y en plenas guerras de conquistas, ya en el interior del Mediterráneo, es cuando acontece el gran cataclismo sísmico-tsunámico que destruye su civilización y provoca el hundimiento de la isla. Esto sucede, repito, mucho tiempo después, muchas generaciones después de su origen en el 9.000 antes de los tiempos de Solón, por consiguiente, la Atlántida desapareció en tiempos más recientes, ya en plena Edad del Bronce o durante el Calcolítico como muy temprano, aproximadamente en algún momento entre el 2.700 y el 1.500 AC.

-¿Dónde podrían encontrarse sus restos?

Según todas las fuentes primarias escritas conservadas, la Atlántida tuvo su asiento en una isla que se hallaba situada exactamente delante de Gibraltar, pero en el Atlántico, aproximadamente en ese espacio del Atlántico que se extiende entre Iberia, Marruecos, Madeira y Canarias. Tendría su comienzo (es decir, su extremidad más oriental o hacia el levante) en algún punto muy cercano a las costas de Cádiz, Huelva y el noroeste de Marruecos. Pero su tamaño sería como mínimo similar al de la mitad de toda Iberia, de acuerdo a los datos y dimensiones aportados en el relato sobre el Atlántico que Platón redacta según los apuntes de su tío-pentabuelo Solón, y de acuerdo a los mapas más antiguos que he logrado descubrir donde ya se representaría la isla, justo delante del estrecho. Mapas que se remontan a más de cuatro mil años y que fueron hallados en Egipto, la mayoría, y otros en Cartago, pero de la Antigüedad Tardía, y al menos uno de la Edad del Bronce grabado sobre piedra y hallado en pleno territorio de Tartessos, al norte de Huelva misma. Por tanto, de haber realmente existido, tal como sugieren las centenas de pruebas indiciarias -y no pocas evidencias concretas- que he logrado reunir durante las últimas dos décadas, sus restos deberían entonces hallarse bajo el mar, en algún punto de esa área atlántica que rodea las costas de Huelva, Cádiz, Madeira, Marruecos y Canarias. Pero la metrópolis, o sea, su capital circular concéntrica, con sus principales edificaciones y templos, podría hallarse algo más cercana a las costas de Huelva, Cádiz y Marruecos.

Ahora bien, lo que sí es de mero sentido común (además de que se explica en el mismo Timeo y Critias de Platón), es que si la Atlántida realmente existió (como civilización o cultura avanzada), tiene que haber dejado ciudades importantes en las regiones más cercanas, o sea, en varios puntos de Andalucía y Portugal, especialmente en las zonas más cercanas a las costas atlánticas como Cádiz y Huelva, y muy probablemente también en algunos puntos de la vecina Marruecos.

Estas ciudades seguramente imitarían el patrón principal de la metrópolis que es descrito como de varios fosos circulares que se inundaban con agua y alternándose con anillos de tierra o espacios inter-fosos, rodeaban una pequeña isla donde se hallaría la acrópolis o zona principal con la viviendas, templos o edificios de mayor relevancia social.

Este esquema o patrón urbanístico se descubrió en Jaén, en Marroquíes Bajos, y de hecho fui el primero en percatarse de ello, a principios de este siglo, pero después lo hallé también en otras antiguas ciudades del Calcolítico y del Bronce de Andalucía y del Algarve, entre otros puntos del interior de la península ibérica.

También fui el primero en percatarse de la existencia de vasijas de cerámica turdetanas e ibéricas donde se representaba el mismo diseño o patrón, “sui generis”, de varios anillos circulares rodeando un punto central del que sale un canal que se extiende hacia el exterior de los mismos anillos, y que exactamente es el mismo esquema de la planta urbanística de la metrópolis de Atlantis, como el que se puede ver en cualquier enciclopedia o libro sobre la Atlántida. Y el mismo esquema o símbolo lo hallé también por millares en petroglifos de la península ibérica y de algunos otros lugares del Atlántico europeo y africano.

-¿Ha encontrado usted restos arqueológicos de la Atlántida?

Creo que sí, pero como siempre es una cuestión de interpretación, lo que para mi podrían ser restos de la Atlántida o de los tiempos de los Atlantes, para otros serán simplemente restos de culturas Calcolíticas o del Bronce, como de hecho, también lo son, por supuesto. Pero he hallado pruebas indiciarias y no pocas evidencias que permiten relacionar algunas importantes evidencias de los tiempos del Calcolítico y el Bronce peninsular ibérico con lo que sabemos de los pueblos atlánticos que vivieron en la isla Atlantis y que debieron tener colonias en las regiones cercanas como Iberia y Marruecos, por ejemplo, si ofrecemos un mínimo de credibilidad a lo narrado en las diversas fuentes primarias escritas en la antigüedad. Estas pruebas indiciarias se hallan tanto en Iberia y Marruecos como bajo el mar, en lugares cercanos al Golfo de Cádiz, o sea, justo donde fue ubicado el comienzo de la isla Atlantis, delante de las Columnas de Hércules (Gibraltar) y con su extremidad nordeste cercana a Gadeira (Cádiz).

-La teoría más escuchada afirma que la Atlántida desapareció en el mar, ¿Cuál cree usted que fue la causa de su destrucción?

Según se explica claramente en el Critias de Platón (y lo mismo dicen otros antiguos autores), fue debido a varios seísmos de gran intensidad (o sea, terremotos con gran fuerza destructiva), seguidos de una gran inundación, o sea, un típico proceso de catástrofe geológica sísmico-tsunámica, y donde no intervino ninguna erupción volcánica, pues nunca se menciona en las fuentes destrucción por fuego o erupción de ningún volcán. La destrucción fue descrita como causada solamente por varios terremotos de gran intensidad seguidos de una gran inundación.

-¿Cuál es el descubrimiento del que se enorgullece más?

Es muy difícil responder esta pregunta. Me siento orgulloso de muchos, pero si me viera obligado a escoger sólo uno, pues el haberme dado cuenta de que un hueso hallado en la península ibérica que fue datado en más de 6.000 años y que se conserva y exhibe actualmente en Oslo, Noruega, había una inscripción en caracteres muy similares a la escritura Tartessia, donde se puede leer ATAL o ATEL y también junto a esta palabra, otra que se puede leer como TARTE, lo que podrían ser las formas más antiguas del original nombre de Atlas que derivó en la forma griega Atlantis, y la forma original (que coincide con la reconstruida por los filólogos) del nombre de Tartessos, que justamente se ha creído que debió ser TARTE, pues la terminación -ssos, en un sufijo greco-egeo que significa “País, nación o región de…”. De modo que en un solo texto se estaría citando los nombres originales y primitivos de Atlantis y Tartessos. Esta interpretación mía fue aceptada por importantes científicos expertos en lenguas antiguas y por el The Norwegian Institute of Palaeography and Historical Philology (PHI), de Oslo, y así se reconoce en la misma ficha descriptiva que acompaña la pieza en la exhibición permanente de inscripciones sobre “Historia de la Escritura” en la Biblioteca Nacional de Oslo (http://www.schoyencollection.com/palaeography-collection-introduction/early-writing-introduction/european-early-writing/atlantis-stag-bone-ms-5237-2).

No obstante, me gustaría también añadir que por este descubrimiento y reconocimiento internacional, y por otros que también he aportado, como por ejemplo, la identificación de ciudades calcolíticas halladas y excavadas en Iberia, especialmente en el Suroeste, Oeste y centro de la península, con el mismo patrón urbanístico circular concéntrico de la metrópolis de Atlantis, o sea, también rodeándose una zona central con fosos circulares que eran inundados con agua, y alternados a su vez con espacios inter-fosos o anillos de tierra, justo como se describe para la capital de la Atlántida, y mi descubrimiento de cómo este mismo diseño o esquema de la capital de Atlantis se halla repartido en millares de petroglifos y pinturas rupestres y algunas importantes cerámicas turdetanas, ibéricas y celtibéricas, como algo exclusivo y ‘sui generis’ de Iberia, y la identificación del mismo símbolo de la capital de Atlantis dentro de algunos escudos de las célebres Estelas de Guerreros del Suroeste de tiempos pre-tartésicos, varios importantes investigadores y científicos de prestigiosas universidades de varias partes del mundo se interesaron por mis investigaciones y se pusieron en contacto con National Geographic para recomendarlas, y por ello, actualmente soy asesor en materia de Atlantología histórico-científica para National Geographic Channel, condición que se hará ya firme y patente de modo público próximamente, aunque ya hemos firmado los contratos de colaboración para grandes proyectos de investigación basados en mis hipótesis y teoría.

-¿Tiene la esperanza de que este mito o leyenda se descubrirá algún día?

Primero aclarar que no es un mero mito o leyenda. De hecho, no aparece mencionada en ninguna obra antigua de mitología o escritos de mitografía. Siempre aparece en obras de tipo científicas, es decir, en obras de geógrafos, matemáticos, historiadores y filósofos, y en la inmensa mayoría de tales obras es descrita como una historia verdadera (alethinon logon) basada en antiguas tradiciones (ek palaias akoês), y en muy pocas como una posible leyenda, pero igualmente basada en alguna cultura, época y lugares reales. Y sí, tengo la esperanza, o al menos la ilusión, de que algún día (quizás ya no muy lejano) se hallen importantes restos arqueológicos, tanto en tierra como bajo el mar, que permitirán confirmar la existencia de una antigua cultura (que de seguro será Calcolítica y del Bronce) que dio origen a tales tradiciones y a esa leyenda sobre una importante civilización atlántica que a través de los sacerdotes egipcios llegó a Solón y a Platón, y por otras fuentes ajenas, por otra tradición diferente, llegó también a autores tales como el logógrafo griego Dionisio de Mitilene, el historiador siciliano Diodoro Sículo (fundamentalmente basándose en el primero), el historiador griego,Teopompo, el historiador etíope, Marcelo, el geógrafo y embajador griego, Artemidoro de Éfeso, el célebre científico naturalista romano, Plinio el Viejo, y el filósofo griego, Crantor de Soli (a través de fuentes epigráficas egipcias que él mismo vio en Egipto), y el no menos célebre historiador griego, Plutarco de Queronea, quien consultando archivos egipcios, nos confirmó que la historia o leyenda sobre Atlantis fue ciertamente narrada a Solón por dos sacerdotes egipcios, de los cuales nos da hasta sus nombres: Sonjis de Sais y Psenofis de Heliópolis.1

Breve biografía del autor

Georgeos Díaz-Montexano estudió Arqueología y Antropología entre finales de los 80 y principios de los 90 a través de cursos de formación especializada de la SEC, sociedad científica de estudios de espeleología, arqueología y antropología, adscrita a la Academia de Ciencias de Cuba. En septiembre de 1992, tal como consta en certificado, The Epigraphic Society, sociedad científica radicada en EE.UU. y fundada por varios doctores y profesores de Harvard University y de otras instituciones de renombre, decidió concederle un reconocimiento honorífico como «Accepted Member» por sus descubrimientos e investigaciones de inscripciones prehistóricas, siendo entonces Presidente el Dr. Norman Totten y Presidente Emeritus el Dr. Barry Fell. En 1994 se trasladó a España. Un año después fundó la revista “Arqueología y Enigmas de la Historia”, a la que le siguieron: “Arqueología Sin Fronteras”, “ArqueoHistoria”, “Canaán: revista de Arqueología Bíblica”, y las dos primeras revistas de egiptología en castellano de distribución en kioscos y librerías de España y América, “La Esfinge. Revista de Egiptología” y “Osiris. Revista de Egiptología”. A estas revistas también se une el hecho de que entre 1995 y 1998 fue autor y editor del primer curso que se distribuyó de modo seriado, por fascículos, para aprender a leer jeroglíficos egipcios en lengua castellana. Actualmente continua su labor como director de la “Revista ArqueoHistoria”, fundada en 1997, y hasta la fecha tiene publicado más de una treintena de libros sobre Atlantología Histórico-Científica, Tartessos y el Antiguo Egipto, entre otras temáticas relacionadas con la Historia Antigua.

Pero si existe un matiz que llame la atención de Georgeos Díaz-Montexano es que desde hace más de veinte años está dedicado a investigar el mito o leyenda de la Atlántida a través de las fuentes históricas, especialmente desde antiguos códices, papiros y manuscritos escritos en griego, latín, árabe y egipcio, sin olvidar los textos del Timeo y el Critias de Platón, pero a través de la tradición manuscrita de los mismos, es decir, estudiando directamente todos los códices y manuscritos escritos en griego que se conservan sobre estos dos célebres diálogos de Platón. Fruto de sus investigaciones por tantos años, es actualmente reconocido como uno de los pocos verdaderos expertos a nivel mundial en materia de Atlantología Histórico-Científica y actualmente es consultado como Asesor para National Geographic en dicha especialidad.

Regresar al índice

1 Más información sobre las investigaciones de Georgeos Díaz-Montexano en http://www.AtlantidaHistorica.com y sobre sus libros en: http://goo.gl/SPuqzL

 

NOTA: Os dejo, debajo, un PDF con captura de un artículo reciente sobre la Atlántida, escrito por un articulista “escéptico” y aficionado a las ciencias, que afirma rotundamente que la historia sobre Atlantis es una mera ficción o novela inventada por Platón. Mi primer comentario fue permitido, era muy corto, y apenas me limitaba a recomendar la lectura de esta página sobre estos FAQ, pero el segundo, mucho más extenso, donde me vi obligado a responder y refutar, punto por punto, las falacias, falsedades varias y hasta errores graves de ignorancia que el “escéptico” articulista lanzó contra mi, no se permitió que saliera de modo público, y dudo mucho que se permita, teniendo en cuenta todos los insultos, descalificaciones y burlas que he recibido del mismo autor a través de mi bandeja de mensajes de facebook.

PDF con mi réplica: https://georgeosdiazmontexano.files.wordpress.com/2016/08/censura-de-argumentos-de-georgeos-sobre-atlantis.pdf

 

SEGUIR A GEORGEOS DÍAZ-MONTEXANO EN LAS REDES SOCIALES

Seguir a Georgeos en Academia.edu

Seguir a Georgeos en Academia.edu


Seguir a Georgeos en Twitter

Seguir a Georgeos en Twitter


Georgeos Díaz-Montexano

Seguir a Georgeos en Facebook


 Georgeos Díaz-Montexano - Google+

Seguir a Georgeos en Google+


 Georgeos Díaz-Montexano - Youtube

Seguir a Georgeos en Youtube

Georgeos Díaz-Montexano ¿Es la historia sobre la Atlántida una mera invención de Platón?


¿Es la historia sobre la Atlántida una mera invención de Platón?

Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

Reconstrucción paleográfica de la Atlántida, por Georgeos Díaz-Montexano
Reconstrucción paleográfica de la Atlántida, por Georgeos Díaz-Montexano

Lamentablemente hay mucha desinformación respecto a la historia de la Atlántida descrita por Platón y otros autores antiguos (incluso ajenos a Platón). Muchas falsedades se han escrito que son usadas por ambos bandos de las dos posturas enfrentadas: defensores de la posibilidad de un sustrato histórico y detractores. Como todo en esta vida, una adecuada información de calidad que sea la más completa o mejor documentada posible, y sobre todo que sea verificable, es lo que marca la verdadera diferencia entre información veraz y desinformación que genera confusión.

Es imposible pontificar en contra de cualquier posibilidad histórica en el relato que Solón trajo de Egipto sin antes haberse estudiado todas las fuentes primarias existentes sobre el asunto. Los escépticos detractores arremeten contra cualquier posibilidad histórica, no admitiendo ni una mínima posibilidad, como por ejemplo, que hubiera sido una importante ciudad de la Edad del Bronce en algún lugar del Atlántico, próxima a las costas de Iberia, Marruecos y Madeira.

Pero lo cierto (como cualquiera puede verificar) es que el mayor estudio -en cuanto a volumen y calidad de referencias y fuentes primarias- que hasta la fecha ha sido realizado, el único donde se ha trabajado con todas esas fuentes primarias, que son ya más de medio millar (entre códices, papiros, manuscritos, mapas, relieves y pinturas en tumbas y templos, etc.) es el que he venido realizando desde hace ya casi veinte años, y que componen una serie de seis volúmenes sobre Atlantología Histórico-Científica, de los cuales he publicado en fecha reciente un adelanto o resumen en forma de epítome, en dos tomos. Sin leerse estos dos tomos (de unas 762 páginas), y sin haberse hecho aún ni una sola exploración submarina en los puntos que yo logro reconstruir tras tales estudios con las fuentes primarias y no pocas evidencias arqueológicas y sismológicas que he logrado ir reuniendo en todo este tiempo, es imposible pontificar que todo lo referente a la Atlántida no es más que un mero cuento inventado por Platón. Argumento falaz que ya desmonté hace años mostrando cómo otros autores que -de modo independiente- consultaron fuentes egipcias, dieron fe de la misma historia escrita entre los egipcios y de cómo esta fue trasmitida a Solón, tal como acreditan Plutarco de Queronea, tras sus propias indagaciones entre los sacerdotes egipcios y Crantor tras verificar la narración sobre la guerra de la Atlántida narrada en el Critias en inscripciones egipcias.

Así que si hubo una invención, si alguien se inventó todo lo referente a la Atlántida no fue Platón, ni tampoco Solón, en toda caso serían los sacerdotes egipcios que le trasmitieron la historia al legislador griego, los mismos que Plutarco confirmó en Egipto y así hasta nos revela sus nombres: Sonjis de Sais y Psenofis de Heliópolis. Pero incluso si asumiéramos esta hipótesis, habría entonces que asumir también, que esos mismos sacerdotes (u otros que desconocemos) falsificarían los mismos escritos sobre la Atlántida que Crantor, no mucho después de morir Platón, pudo confirmar en Egipto. Y acusar también a Crantor (sin fundamento alguno) de haber sido otro vulgar mentiroso como Platón o como Solón, desde luego que sería igual de absurdo y estúpido. La fides atque auctoritas, el prestigio, la ética y los valores morales de Crantor, fueron muy alabados y muy bien considerados por varios autores antiguos de gran autoridad1. Nada permite suponer, y menos aún asumir, que Crantor haya mentido y se haya inventado tales testimonios epigráficos sobre la Atlántida entre las fuentes egipcias que él mismo pudo verificar. Si alguien -aún sin fundamento alguno- quisiera creer en tal aberrante especulación subjetiva, en cualquier caso, que sea consciente de que no podría demostrarlo de ningún modo, a menos que fabrique una “Máquina del Tiempo” y viaje hasta el preciso momento en que Crantor visitó Egipto, para así ver si realmente vio o no vio tales inscripciones donde se dada fe de la misma historia narrada en el diálogo de Critias o el Atlántico.

La única manera en que se podría pontificar de un modo tan categórico, y con tanta convicción, que la Atlántida fue un mero cuento o fábula inventada por los sacerdotes egipcios -no por Solón o Platón- sería si no se hallara absolutamente nada que permitiera dar soporte histórico a la historia de la Atlántida, después de haberse peinado hasta el último rincón bajo el mar, en toda el área que yo señalo, por ser justo la única que se corresponde con mayor precisión a la ubicación que se da de Atlantis en las fuentes antiguas. Pero, resulta que la han buscado por casi todos los mares del mundo, menos por el único lugar donde claramente la señalan las fuentes primarias escritas, y que es donde llevo casi dos décadas indicando que se debería buscar.

Si tras realizar esa búsqueda completa no apareciera nada que permita dar soporte de ningún modo a la historia de la Atlántida, sólo entonces se podría confirmar que fue una invención de los sacerdotes egipcios. Sólo entonces se podría decir, pontificar y publicar por todas partes, hacerlo oficial, y hasta “llevarlo a misa”, que la Atlántida nunca existió, al menos en el lugar donde claramente la ubicaban Platón -según Solón y las fuentes egipcias- y los demás autores antiguos. Y de tales resultados negativos se podría incluso deducir que fue un cuento inventado por los sacerdotes egipcios, si alguien quisiera ir más lejos aún en las conclusiones derivadas de los resultados arqueológicos negativos. Pero mientras tales resultados arqueológicos no se hayan producido, todo lo que se intente pontificar, tanto a favor de la Atlántida como en contra, no sería más que mera especulación.

Sobre todo lo que aquí he comentado y argumentado, pueden hallar detallada información (citas exactas de las fuentes primarias escritas y arqueológicas, y su análisis) en los dos tomos de mi Epítome de la Atlántida Histórico-Científica. Tomo I (www.AtlantidaHistorica.com) y Tomo II (www.Atlantida.be).

1Véase el capitulo sobre Crantor en el Tomo I de mi Epítome de la Atlántida Histórico-Científica.

Artículos recomendados:

1. https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2011/02/25/falacias-mentiras-errores-y-conjeturas-mas-comunes-sobre-la-atlantida-de-platon-no-documentadas-en-las-fuentes-primarias/trackback/

2. https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2013/07/21/georgeos-diaz-montexano-la-cuestion-sobre-el-verdadero-tamano-de-la-atlantida/trackback/

3. https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2011/07/06/la-unica-ubicacion-posible-de-la-atlantida-de-platon-la-evidencia-lexicografica/trackback/

Para saber más recomiendo mis dos recientes libros del Epítome de la Atlántida Historico-Científica.

ATLANTIS AEGYPTIUS CODEX. Tomo II del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.Atlantida.be
ATLANTIS AEGYPTIUS CODEX. Tomo II del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.Atlantida.be Diseño de portada Monik Perz (http://www.MonikPerz.com.ar)
ATLANTIS TARTESSOS. Tomo I del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.AtlantidaHistorica.com
ATLANTIS TARTESSOS. Tomo I del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica: http://www.AtlantidaHistorica.com Diseño de portada Monik Perz (http://www.MonikPerz.com.ar)