Archivo de la etiqueta: Isla

¿ES CIERTO LO QUE MUCHOS AUTORES AÚN PREGONAN, QUE -SEGÚN PLATÓN- LOS ATLANTES SE EXPANDIERON HACE MÁS DE 12.000 AÑOS, Y QUE LA MISMA ISLA ATLANTIS SE HUNDIÓ IGUALMENTE HACE CASI 12.000 AÑOS? – Georgeos Díaz-Montexano


Por Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

En el diálogo de Critias o el Atlántico, que Platón redactó según los apuntes originales que su tío-pentabuelo Solón había traído de Egipto, cuando se dispone a describir la gran llanura del reino central del rey Atlas, en la cual se hallaba la metrópolis (Crit. 118c), podemos leer el siguiente pasaje:

“… [118β] […] ὧδε οὖν τὸ πεδίον φύσει [118ξ] καὶ ὑπὸ βασιλέων πολλῶν ἐν πολλῷ χρόνῳ διεπεπόνητο. …” (Critias, Platón, Ed. de Burnet, 1903).

“…Ahora bien, la llanura, por la naturaleza y por causa (por la acción o influencia) de muchos reyes durante mucho tiempo fue conformada…” (Traducción literal, ‘in verbatin’, Díaz-Montexano, 2000).

“…Now as a result of natural forces, together with the labors of many kings which extended over many ages, the condition of the plain was this. …” (Traducción W.R.M. Lamb. Cambridge, 1925).

“… Ahora bien, esta llanura, por acción conjunta y simultánea de la naturaleza y de las obras que realizaran en ella muchos reyes, durante un período muy largo, había sido dispuesta de la manera siguiente. …” (Traducción de Samaranch, 1963).

“… la naturaleza y muchos reyes, con su largo esfuerzo, habían conformado la llanura de la siguiente manera. …” (Traducción de Durán & Lisi, Gredos, 1992).

Comentario: Resulta inadmisible, e inexplicable, que la traducción de Durán y Lisi haya eliminado por completo la secuencia “ἐν πολλῷ χρόνῳ”, “durante mucho tiempo” y en su lugar haya intercalado: “con su largo esfuerzo”, que de ningún modo puede ser una traducción de “ἐν πολλῷ χρόνῳ”.

Sigamos con más ejemplos de traducción del mismo pasaje del Critias 118c:

“…As a result of its nature, and of many years of engineering by successive kings, the plain had taken on the following character: …” (Traducción de Robin Waterfi eld, Oxford, 2008).

“…A planície foi mantida pela natureza e também por muitos reis durante muito tempo do seguinte modo…” (Traducción de Rodolfo Lopes, 2011, Universidad de Coimbra). [En castellano: “La llanura fue mantenida por la naturaleza y también por muchos reyes durante mucho tiempo del siguiente modo. …”]

En griego, literalmente, o sea, ‘in verbatin’, “… ὧδε οὖν τὸ πεδίον φύσει καὶ ὑπὸ βασιλέων πολλῶν ἐν πολλῷ χρόνῳ”, es “Ahora bien, la llanura, por la naturaleza y por causa (por la acción o influencia) de muchos reyes durante mucho tiempo…”. El sentido es claro. Se va a hablar de la conformación de la gran llanura central de Atlantis, “por la acción de la naturaleza misma y de muchos reyes durante mucho tiempo”. La expresión “πολλῷ χρόνῳ” es habitual en los textos griegos con el mismo sentido -indefinido- de un largo periodo de tiempo.

En el mismo Timeo y Critias se aclara en varios pasajes (ver los artículos de mi blog que enlazo debajo) que la historia de Atenas y de Atlantis comienza cuando los dioses se repartieron el mundo (hecho que sucede tras la batalla con los Titanes), y se precisa que tal repartición, donde a Hefesto y Atenea le correspondió el Ática y a Poseidón la isla Atlantis, había sucedido 9000 años antes, es decir, entre el 9580 y el 9560 antes de Cristo, pues Solón conversaría con los sacerdotes egipcios entre el 580 y el 560 A.C.

La historia de Atlantis comenzó en el 9000 antes de la conversación de Solón con los sacerdotes egipcios, o sea, hace unos 11.580/11.560 años, pero después se precisa en varios pasajes, cómo habían pasado muchas generaciones de dinastías o descendencias de reyes, y mucho tiempo, tal como acabamos de ver en Cri. 118c, “βασιλέων πολλῶν ἐν πολλῷ χρόνῳ”, “muchos reyes durante mucho tiempo”, antes de que finalmente se corrompieran y decidieran hacer la guerra a las demás naciones y cayera sobre ellos la destrucción final por terremotos e inundaciones.

Así pues, a todos esos autores que aún siguen sosteniendo en libros, artículos, conferencias radiales, etc., que, “según Platón, los Atlantes comenzaron a expandirse tras la inundación o subida del mar de hace más de 12.000 años, y que la misma Atlántida desapareció hace unos 12.000 años, o más”, les hago una simple pregunta:

¿Cómo es posible tal cosa, cuando según leemos en los mismos textos de Platón, la historia de Atenas y de Atlantis comenzó en el 9000 antes de Solón (es decir, entre el 11.580 y el 11.560 antes del presente), y que después transcurrieron “muchas generaciones y descendencias de reyes” y “mucho tiempo” (πολλῷ χρόνῳ), antes de que ellos se corrompieran y emprendieran las guerras contras las demás naciones y finalmente sucediera el gran cataclismo que destruyó la isla Atlantis?.

Definitivamente, si recurrimos a Platón, no se puede sostener de ningún modo que “la Atlántida desapareció hace unos 12.000 años, o más”, porque, precisamente, eso no es -para nada- lo que nos trasmite Platón, a través de los apuntes que Solón trajo de Egipto. Afirmar tal cosa, es el mayor de los absurdos. Los Atlantes no pueden haber comenzado su proceso de expansión militar conquistadora y colonizadora, en el mismo momento en el que surge su historia, o sea, en el 9000 antes de Solón (hace casi doce mil años), y cuando ni siquiera tenían barcos ni sabían navegar, como se aclara en el mismo Critias, y por consiguiente, es más imposible aún que la Atlántida haya desaparecido en la misma fecha en la que surge, o antes incluso de haber surgido, si se dice, “12.000 años, o más”.

De la lectura correcta del Timeo y el Critias, queda más que claro que el final de Atlantis, así como su expansión colonizadora misma, debió suceder “mucho tiempo” (πολλῷ χρόνῳ) después, y podemos pensar en varios miles de años después, por todos los detalles que se dan de cómo evolucionó con el tiempo la civilización Atlante, desde su origen en el 9000 antes de Solón (hace entre 11.580 y 11.560 años), cuando aún no tenían barcos ni conocían la navegación, hasta que lograron alcanzar una alto nivel propio de la Edad del Bronce.

De modo que podemos situar la expansión bélica o colonizadora de los Atlantes, como muy temprano, hacia el 3500 A.C., y el final de su civilización y el hundimiento de Atlantis, entre el 2700 y el 1700 A.C., cuando se estima (según las diferentes fuentes clásicas) que debió acontecer el mismo cataclismo que destruyó la primigenia Atenas -y al parecer también a Atlantis- que se dice -en el Critias 112b- fue el tercero y anterior al cataclismo de Deucalión, o sea, el anterior cataclismo conocido como de Ogygos u Ogiges.

En mi blog pueden encontrar dos artículos donde argumento todo esto con detalles y evidencias textuales: https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/?s=CRONOLOGIA

Fuente: ¿ES CIERTO LO QUE MUCHOS AUTORES AÚN PREGONAN, QUE -SEGÚN PLATÓN- LOS ATLANTES SE EXPANDIERON HACE MÁS DE 12.000 AÑOS, Y QUE LA MISMA ISLA ATLANTIS SE HUNDIÓ IGUALMENTE HACE CASI 12.000 AÑOS? – Georgeos Díaz-Montexano.

¿ESTUVO LA ATLÁNTIDA EN AMÉRICA? ¿Colonizaron América los Atlantes?


Por Georgeos Díaz-Montexano

Reconstrucción de la Atlántida por Georgeos Díaz-Montexano, 2001

Reconstrucción paleogeográfica más extendida posible de la isla Atlantis, de acuerdo a las fuentes primarias. Llegaría por el sur hasta las islas de Cabo Verde y por el noroeste hasta las islas Azores, siendo así, todas las islas actuales, las cumbres de las regiones montañosas de la Atlántida. Al otro lado, justo enfrente, parte del continente (êpeiros) citado en el Timeo, o sea, América del Norte y Groenlandia. Georgeos Díaz-Montexano, 2001.

Tales preguntas parecerían innecesarias a los millares de personas de casi todo el mundo que alguna vez han leído algún libro de los tantos publicados sobre la Atlántida. Que la Atlántida estuvo en América o era América del Norte o del Sur, o toda la América entera, es una de las más viejas hipótesis que comenzó con el mismo re-descubrimiento de América por los hispanos, pocos años después de Colón traer a Europa las evidencias de lo que parecía una grandísima isla o un continente desconocido hasta entonces.

Cuando Colón se aventura en su empresa, en busca de una ruta alternativa por el occidente, para acceder a las ricas tierras de la India, inspirado en autores clásicos, sobre todo en Aristóteles, apenas había pasado diez años desde que el filósofo renacentista y neoplatonista Marsilio Ficino publicara la primera traducción latina de las obras completas de Platón.1 Si bien el Timeo ya era conocido por la mayoría de los intelectuales europeos durante la Edad Media, especialmente por la traducción latina del archidiácono Calcidio (s. IV), el Critias era solo conocido por las escasas referencias en otros autores antiguos. No obstante, en la vida de Cristóbal Colón, se sostiene que Colón leyó la historia de la Atlántida de Platón, y ello le impulsó en su objetivo de encontrar, al menos, restos de las partes que no se habrían sumergido…

[[SEGUIR LEYENDO EL ARTÍCULO EN PDF: https://georgeosdiazmontexano.files.wordpress.com/2014/05/atlantis-america-hipotesis.pdf ]]

Fe de erratas: Donde dice Atanasio Kircher (16624), debe decir, (1624).

Georgeos Díaz: Elefantes de la Atlántida y los más antiguos megalitos del mundo


Georgeos Díaz-Montexano
Scientific Atlantology International Society

Elephas antiquus en el centro.

El complejo de inferioridad de los historiadores y arqueólogos españoles cada vez más patético… Recientemente he tenido conocimiento de dos hechos fundamentales para la Historia del pasado que han sido manipulados y censurados por la mediocridad de algunos de nuestros investigadores más acomplejados que siempre se hincan de rodillas ante lo que dictan los arqueólogos anglosajones y germanos. Me refiero a dos hechos más que revolucionarios…

[LEER EL ARTICULO EN PDF]

PD. Los científicos portugueses indirectamente (y sin conocimiento alguno de mis hipótesis) apoyan mi razonamiento sobre la casi imposible idea (por no decir absurda especulación) que pretende explicar la presencia de abundante marfil de Elephas antiquus en los contextos del Calcolítico y el Bronce de Iberia como simple marfil extraído de restos fósiles de colmillos de elefantes que ya deberían llevar muertos como mínimo unos 30.000 años antes. Todo esto apoya cada vez más mi vieja hipótesis de que el Elephas antiquus era la especie de elefante a la que se refiere Platón cuando tan acertadamente decía que era una especie propia (o sea, diferente a la africana y la asiática) de Atlantis y que era el más grande, como de hecho es, pues se sabe que el Elephas antiquus era el mayor de los elefantes de la familia palaeoxodonta. Os dejo con las propias palabras de los investigadores portugueses, a quienes cada vez admiro más, por su valentía y por no hincarse siempre de rodillas ante lo que dictan los investigadores anglosajones y germanos como dogma.

“La presencia de Elephas antiquus, que fue identificada entre algunos de los marfiles de España analizados, así como la placa de Leceia (Portugal), es difícil de explicar (Schuhmacher & Cardoso 2007). Parece difícil de creer que un marfil tan viejo fuera utilizado en cualquier cantidad significativa. En Portugal, el único casi completo colmillo de Elephas antiquus conocido del Pleistoceno, proviene de un nivel más profundo de la terraza del río Tajo (en Carregado, Azambuja, Lisboa) y está bien fosilizado y demasiado frágil para ser tallado…” (Sourcing African ivory in Chalcolithic Portugal, Thomas X. Schuhmacher , Joâo Luís Cardoso & Arun Banerjee, Antiquity, 2009, p. 992).

Pues justo lo que he argumentado en mi artículo: https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2014/03/22/georgeos-diaz-elefantes-de-la-atlantida-y-los-mas-antiguos-megalitos-del-mundo/ Es prácticamente imposible que se pueda explicar tanta presencia de marfil de Elephas antiquus en más de un 50% con respecto a otras especies de elefantes (asiático y africano) como marfil de fósiles de colmillos que eran encontrados por los artesanos del Calcolítico y del Bronce, primero por lo extremadamente difícil que es hallar este tipo de fósiles, y segundo, porque todos los que se conocen, a penas presentan algo de marfil con suficiente calidad para ser tallados. Y todo parece indicar que los habitantes del suroeste de Iberia contaban con abundante materia prima de este tipo de marfil, en Valencina, Sevilla, se ha podido determinar que había un taller donde se trabaja este marfil, o sea, que no eran objeto importados, sino que se creaban ‘in situ’ con marfil de Elephas antiguus, y la calidad de sus marfiles no dista en absoluto en cuanto a grado de conservación y “frescura” de los marfiles de elefante africano o asiático usado en los mismos asentamientos.

Por consiguiente, todo parece indicar que los pueblos del Calcolítico y el Bronze de Iberia, que como sabéis, siempre he defendido son los mismos Atlantes, contaban con una fuente de materia prima de marfl de elefantes vivos de la especie Elephas antiquus, y si estos no se han hallado en Iberia, después del paleolítico, entonces hay que buscar en una región cerca de Andalucía y Portugal, que es donde se halla la mayor concentración, con diferencia, de tales marfiles usados en estos tiempos, y esa región, para mi está claro que sería la misma Isla Atlantis.