Georgeos Díaz-Montexano: La enigmática inscripción del Templo De Salomón. ¿El más antiguo testimonio de paleohebreo?


Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

Inscripción Paleohebrea o Cananea del Palacio de David o de Salomón. Desciframiento, por Georgeos Díaz-Montexano, 2013.

Inscripción Paleohebrea o Cananea del Palacio de David o de Salomón. Desciframiento, por Georgeos Díaz-Montexano, 2013.

Hace unas horas, he tenido conocimiento de una muy interesante noticia, sobre un hallazgo bastante revelador que ha sido realizado en Jerusalénen las ruinas de la que ha sido identificada como laCiudad de David, el muro oeste del Templo. Ha sido a través de la web Los32Rumbos.com. Remito al lector a la misma para leer la noticia completa.

En cuanto al hallazgo epigráfico, ya de por sí, es verdaderamente revelador, en cuanto a que las inscripciones más antiguas descubiertas hasta la fecha, ciertamente son casi 300 años más recientes.

La inscripción ha identificado como cananea, al estar escrita en caracteres similares a los que usaban los cananeos, o sea, una antiguo alfabeto idéntico al usado por los fenicios. Fue escrita mediante simple incisión, cerca del borde de un fragmento de una jarra de cerámica sin cuello.

Ha sido datada en el siglo X A.C., de acuerdo al estilo paleográfico de la escritura usada que se corresponde con el proto-cananeo o cananeo de los siglos XI y X A.C., y el fenicio del siglo X A.C. Y ciertamente, anterior a la instauración de la derivada escritura hebrea.

Leyendo de izquierda a derecha, los expertos israelitas reconocen los siguientes signos: mqphn, y posiblemente una l, y otra n. Pero nada dicen de la g (gaml) que se observa al final, en el extremo derecho. Esta letra se corresponde con el estilo de las inscripciones del siglo XI A.C.

Los expertos concluyen que “dado que esta combinación de letras no tiene sentido en idiomas semíticos conocidos, el significado de la inscripción se desconoce” (Los32Rumbos.com)Aunque sospechanque la inscripción especificaría el contenido de la “jarra” o el “nombre de su propietario”.

Y finalmente concluyen que “debido a que la inscripción no es en hebreo, es probable que haya sido escrita por uno de los no residentes de Jerusalén, tal vez un jebuseo, que formaría parte de la población de la ciudad en la época de los reyes David y Salomón” (Los32Rumbos.com).

Análisis paleográfico

Ciertamente, los caracteres fueron escritos de izquierda a derecha, como la mayoría de las escrituras no semíticas. La norma seguida en todas las inscripciones cananeas, fenicias, arameas y hebreas, entre otras, es siempre de derecha a izquierda.

En principio, y debido a la dirección de la misma, no se trataría de una inscripción que pueda considerarse haya sido escrita en una lengua semítica, y quizá esto es lo que ha primado durante el análisis realizado por los expertos, quienes al no reconocer ninguna palabra hebrea en tal secuencia de caracteres han llegado a la conclusión de que no es hebrea.

En cuanto a las letras mismas, los expertos que la han analizado reconocen los siguientes caracteres: m q p h n (l) (n). La dos últimas letras solamente se infieren de acuerdo a lo poco que se aprecia de las mismas, siendo -por ello- su lectura muy poco segura, a menos que se pueda finalmente reconocer la lengua y, por tanto, las palabras escrita en esta vasija. 

Foto original. Fuente. Los32Rumbos.com

Interpretación de los signos. De izquierda a derecha: …]m qp Hn(nl) g[…

Creo que la lengua usada sí es de la familia Afroasiática. Obviamente, si se busca una palabra que comenzando con m (mem) tenga la secuencia que le sigue, al menos hasta la n (nun), o sea, mqphn, no aparece nada en ninguna de las lenguas semíticas, ni en el resto de la misma familia Afroasiática. Pero si se considera que la mem es en realidad la terminación de un plural semítico, que en la inmensa mayoría de los casos se indicaba con una mem final, o incluso de un nombre femenino, entonces podríamos establecer aquí el final de una voz, por lo que la próxima empezaría por (qop)En tal caso, veremos como sí que se puede establecer una lectura más que probable, de acuerdo a voces semíticas, como el hebreo antiguo y el fenicio o púnico.

Todas las voces que a continuación describiré, se hallan en el hebreo clásico y en el fenicio, por tanto, voces semíticas noroccidentales que, perfectamente, podrían hallarse en un texto de esta época como el descubierto en los restos del posible “Palacio de David” y que aquí analizamos.

Primera propuesta de lectura e interpretación:

…]m qp Hn(nl) g[…

…(Palabra o nombre desconocido que finaliza en –memvasija de Hanniel (Palabra o nombre desconocido que comienza con gaml)…”

Partimos de la hipótesis de que la primera letra de la izquierda, mem, se corresponde con el final de una voz que podría estar en plural o bien corresponder a un nombre femenino; aunque, en cualquier caso, imposible de poder ni siquiera vislumbrar. Aclarado lo anterior, comenzamos nuestra identificación a partir de la siguiente letra, qop. Hallamos una raíz muy antigua, qp, bastante extendida en un gran número de lenguas afroasiáticas, y que se puede traducir justo como ‘vasija’, ‘jarra’, ‘olla’. Apenas existen otras voces con igual raíz que cobren algún sentido en un texto como este. Por lo que esta será mi primera propuesta, la hipótesis que considero probable. Antes aclaremos que las equivalencias fonéticas entre p/f/b son perfectamente viables y están bien documentadas.

En cuanto a los signos que le siguen, claramente se lee la secuencia Hn y los extremos superiores de otros dos signos que identifico, por orden, con una nun (n) y una lamd (l). Considero que existe mayor probabilidad de que los dos signos que le sigue a la nun completa y bien legible (quinto signo de izquierda a derecha), y de los cuales sólo se conservan sus extremos superiores, se correspondan con otra nun (sexto signo) y una lamd (séptimo signo), y no como han creído los primeros expertos, o sea, ln. Sencillamente, considero que se les ha escapado un detalle importante: la inclinación de los extremos superiores de los signos.

Esexto signo, que ha sido identificado como resto de una posible lamd ()se justificaría sólo si tal letra hubiera sido escrita en su dirección habitual, de derecha a izquierda, que es cuando -en efecto- su palo mayor, barra o mástil (como prefiera llamársela), se inclina siempre hacia la derecha. Pero si el resto de la inscripción ha sido escrita a la inversa de la norma, es decir, de izquierda a derecha, es de sentido común esperar que esta lamd presentaría entonces tal inclinacióntambién a la inversa, o sea, hacia la izquierda, por tanto una lamd sinistrorsa  (). Mientras que la nun sí que apuntaría ligeramente hacia la derecha, tal como vemos en la anterior nun (quinto signo) que está completa.

En fin, que justo esto es lo que vemos aquí. Por tanto, la propuesta más lógica es que se trata de un nun seguida de una lamdes decir, nl, leyendo de izquierda a derecha. Por tanto, reconstruimos la secuencia Hnnl, y esto se corresponde con un nombre hebreo recogido en la Biblia, חַנִּיאֵ֖לHanniel (ḥannî’êl). Nombre propio masculino que significa “Favor de Dios” o “Favorecido por Dios” (formado de Hanan, ‘favorgracia’ y Él, ‘Dios’), y que se documenta como nombre de un manassitapríncipe de la tribu de Manasseh (Manasés)hijo de Efod (Números 34:23), y también como el nombre de un jefe asheritahijo de Ulla o Ula (1 Crónicas 7:39)Han es la misma raíz que aparece en los conocidos nombres púnicos de חנא, ‘Hanno‘, y חנבעל, ‘Hannibal‘, y también en el nabateo חנאל, ‘Hanel‘.

Segunda propuesta de identificación y lectura. Menos probable.

…]m qp Hn (ln) g[…

La primera mum podría corresponder al final de una voz en plural, como en la mayoría de las lenguas semíticas habladas en toda esa área geográfica, o bien a un nombre femenino, como por ejemplo, Batno’am (La Graciosa).

qp (qapha‘, pr. en heb. qofoa‘) ‘encoger, ‘espesar’, ‘cuajar’ o ‘enfriar’ algún líquido (leche o vino, por ejemplo, qp: ‘leche cuajada’ o ‘agua congelada’ (muy fría) qp).

Hn (pr. Han o Hane con h aspirada fuerte como en inglés heart, ‘gracia’, ‘favor’; ‘agraciado’, ‘favorecido’. Puede aquí haberse usado como nombre propio masculino, o sea Han o Hen. Como el nombre bíblico de Hen, hijo de Sefanías mencionado en Zacarías 6:14: “Y Helem, y Tobías, y Jedaía, y Hen, hijo de Sefanías, tendrán coronas por memorial en el templo de Jehová.” (Edi. Reina Valera, 1909).

ln Típica preposición con sufijo pronominal femenina, “a mi”, “para mi”, usada en el fenicio y otras lenguas semíticas del noroeste.

Propuesta interpretativa

Se trataría de una vasija para ‘enfriar’ ‘cuajar’ o ‘espesar’ leche o vino, por ejemplo, que habría sido regalada por un hebreo o israelita llamado Han o Hea una mujer, cuyo nombre (como propietaria de la vasija) podría haber estado escrito después de la gaml (g) del final, a la derecha, o bien al principio, antes de la mem (m) del extremo izquierdo.

La lectura que propongo, quedaría pues de la siguiente manera:

…]m qp Hn (ln) g[…

…(Nombre de la propietaria que termina en mem?) vasija para cuajar (de) Hen para mi. G… (¿Nombre de la propietaria comenzando con gaml?)…”

Conclusión:

Después de loa aquí analizado y demostrado, considero que se trata de una inscripción semítica paleohebrea o cananea, no sólo por su grafía sino también desde el punto de vista lingüístico. Por tanto, no se justifica el dictamen contrario, es decir, que no se trata de una inscripción en lengua hebrea, tal como han divulgado los arqueólogos que han descubierto esta inscripción, la cual, después de este desciframiento, podría pasar a la Historia como la más antigua inscripción paleohebrea. Y esta es la hipótesis que defiendo. Por tanto, estaríamos ante el texto más antiguo conservado donde se hace mención de cuando menos un nombre propio bíblico: Hanniel

Fuente: La enigmática inscripción del Templo De Salomón.

¿El más antiguo testimonio de paleohebreo?, por Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS): https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2013/08/10/georgeos-diaz-montexano-la-enigmatica-inscripcion-del-templo-de-salomon-el-mas-antiguo-testimonio-de-paleohebreo/trackback/

Anuncios

2 pensamientos en “Georgeos Díaz-Montexano: La enigmática inscripción del Templo De Salomón. ¿El más antiguo testimonio de paleohebreo?”

    1. Estimada amiga, no me atrevo a opinar en ese sentido. Mi especialidad no es la arqueología hebrea. Sólo conozco de paleografía y epigrafía de varias lenguas antiguas, pero no me siento capacitado para responderte tal pregunta. Te recomiendo que esté al tanto de las noticias que se produzcan a raíz de las excavaciones que se están realizando en el lugar por es citado equipo de expertos.

      Gracias por el interés…

      Un cordial saludo,
      Georgeos

      Me gusta

Déjenos aquí su opinión o sugerencia....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s